• Ahora habla de los próximos trimestres.
  • Y dice que no hay contradicción entre lo que dijo él y lo que afirmó Restoy: se puede trocear la red de oficinas o los activos.
  • Respecto a Bankia, el ministro no renuncia a recuperar todo el dinero público invertido.
  • Pero por ahora hace caso a Goiri: hay que esperar el mejor momento.
  • El Gobierno se rinde ante la financiación de pymes: que las financien el capital riesgo.

El tercer intento para privatizar Catalunya Banc (CX) se iba a realizar antes del verano, es decir, durante el primer o segundo trimestre de este año. Hasta ahí, ninguna novedad. Sin embargo, Luis de Guindos (en la imagen), ha afirmado este martes que la privatización de la entidad catalana se llevará a cabo "en los próximos trimestres". Es decir, es muy probable que se retrase hasta después del verano, esto es, hasta el tercer o cuarto trimestre, una vez concluidos los tests de estrés europeos que tendrán lugar en septiembre.

En cualquier caso, para el ministro de Economía no hay contradicción entre lo que dijo él -que CX no se iba a trocear- y lo que afirmó el presidente del FROB, Fernando Restoy -la entidad se troceará por activos-. Según Guindos, trocear es, por ejemplo, romper la red de oficinas o desgajar determinadas áreas de los servicios centrales. Y luego está la venta de activos, algo que han hecho muchas entidades financieras durante la reestructuración del sistema.

Respecto a Bankia, el ministro no renuncia a recuperar todo el dinero público invertido. "Intentaremos recuperar todo", ha afirmado durante el desayuno organizado por Europa Press. Eso sí, para lograrlo, la evolución del mercado debe continuar como hasta ahora. De momento, el ministro hace caso a Goirigolzarri: hay que esperar el mejor momento para lograr el máximo retorno.

Durante su intervención, Guindos ha anunciado que el Gobierno aprobará, en los próximos días, un anteproyecto de ley que regulará las entidades de capital riesgo y otras entidades de inversión colectiva como vehículos de financiación para pymes. A tal efecto se creará la entidad de capital riesgo pyme.

En otras palabras: el Ejecutivo se rinde ante la financiación de las pequeñas y medianas empresas. Como los bancos no terminan de conceder todo el crédito que necesitan los emprendedores y pequeños empresarios, el ministro recurre al capital riesgo. El problema es que al capital riesgo no le interesan los emprendedores. Lo que buscan es ganar dinero, cuanto más mejor, y si es hoy, mejor que mañana. Justo lo que no pueden ofrecer los emprendedores y las pymes.

Pablo Ferrer

[email protected]