• Y eso que el Banco de España se opone. Para ser más exactos, se opone el subgobernador, Fernando Restoy.
  • Fondos anglosajones visitan a Montoro y Guindos para interesarse por bancos en dificultades, pero también por aseguradoras y constructoras.
  • A pesar de las incertidumbres macro, los fondos consideran que las empresas españolas están baratas: la inversión directa volverá, pero a cargo de fondos más o menos especulativos.

Los fondos norteamericanos de capital-riesgo viajan mucho a Madrid. Últimamente, los más habituales son Anchorage, Elliot. W. L. Ross y Guggenheim.

Riva y García es un consultor catalán, que lidera Borja García Nieto. Lleva una temporada muy activo, paseando por España a esos fondos de inversión y de capital-riesgo norteamericanos a cuyos directivos reúne con las autoridades económicas españolas, por ejemplo, con los ministros de Hacienda y Economía, Cristóbal Montoro y Luis de Guindos (en la imagen).

Durante la última temporada ha estado muy activo y la pasada semana consiguió un éxito importante. Durante una reunión de esos fondos, el titular de Economía, Luis de Guindos, reconoció que el Gobierno estaba dispuesto a aceptar la entrada del capital-riesgo en algunas de las tres entidades nacionalizadas. Toda una novedad.

Hasta ahora, el Banco de España había implantado la idea -ratificada por el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri- de que el capital riesgo no puede entrar en el capital de una entidad de depósitos, debido a su carácter, al menos en principio, especulativo. Es más, el subgobernador, Fernando Restoy se ha empeñado en echar abajo el plan de José María Castellano, que suponía precisamente eso: la entrada de fondos. El giro del Gobierno es, en cualquier caso, copernicano.

Extrapolando el caso, sí es reseñable el convencimiento entre los fondos de inversión y de pensiones, así como de capital-riesgo, por las empresas españolas, un interés que no se conocía desde hacía varios años. Y es que la empresa española está muy barata. El problema de estas inversiones directas (en empresas), que no de cartera, (financieras) es que están a cargo de los nuevos amos del mundo: el capital-riesgo y los fondos que funcionan como si lo fueran. Y resulta que, unos más y otros menos, todos ellos son peligrosamente especulativos.

Eulogio López

[email protected]