• El gigante tecnológico se adentra ahora más en el denominado 'internet de las cosas'.
  • Ya empiezan a abundar los objetos conectados a la red, que perciben, procesan y comunican datos.
  • La compañía multinacional ha comprado Nest Labs, fabricante de termostatos inteligentes, por 3.200 millones de dólares.
  • Nest Labs es una de las compañías más importantes en la automatización del hogar.
  • Prepara también las Google Glass o gafas inteligentes, que incorporan conexión a internet, y recientemente se ha probado Rajoy en su visita a EEUU.
  •  "Queremos que Google sea el otro tercio de tu cerebro", afirmó Sergey Brin, uno de sus fundadores.

Cada vez más el ser humano cuenta en su vida cotidiana con un montón de objetos inteligentes, es decir, objetos que están conectados a internet y pueden percibir, procesar y comunicar datos. El denominado 'internet de las cosas' está de moda y es un nuevo mercado al que cada vez se van uniendo más empresas.

El gigante tecnológico ha sido el último en sumarse a este mercado, pero no el primero, pues empresas como Samsung o LG llevan ya tiempo trabajando dentro del hogar. Aunque no es su primera entrada en este mercado, pues la multinacional de las búsquedas en la red presentó en julio del año pasado el dispositivo Chromecast, una especie de pendrive para conectar la televisión con smarthphones, tabletas y portátiles.

Google quiere ser conocida por mucho más que por ser un buscador y por ello, se ha introducido de manera mucho más fuerte en la domótica, pues ha comprado Nest Labs, fabricante de termostatos inteligentes. Esta diversificación de su negocio le ha costado a 3.200 millones de dólares (2.300 millones de euros).

Pero el metabuscador no ha adquirido una empresa cualquiera, sino que quiere estar al lado de los mejores en este nuevo mercado, ya que Nest Labs no es una empresa cualquiera, sino una de las más destacadas en el campo de la automatización del hogar. Creada en el 2010 por dos ex ejecutivos de Apple, Tony Fadell y Matt Rogers fabrica, entre otros productos, un detector de humo conectado y un termostato inteligente.

Esta compra de Google es hasta ahora la segunda más cara que ha realizado la multinacional, pues lidera la lista de Motorola en 2011 por 12.500 millones de dólares (8.800 millones de euros), pero seguro que el gigante tecnológico sabrá rentabilizar esta compra y obtener grandes beneficios que compensen tan alta inversión.

Pero recordemos que Google no se queda atrás en el rápido y voraz avance de la tecnología, pues ya cuenta con smarthphones y ordenadores propios. Prepara también las Google Glass o también conocidas como gafas inteligentes, que incorporan conexión a internet, y recientemente se ha probado el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en su visita a EEUU, y además está el dispositivo Chromecast, que lanzó en julio del 2013.

A la empresa que crearon Larry Page y Sergey Brin, cuando eran estudiantes de doctorado en la Universidad de Standford, no le gusta quedarse atrás en nada y por ello quiere estar en una posición privilegiada cuando el hogar digital sea una realidad, pues Gartner asegura que 26.000 millones de cosas tendrán conexión a internet en 2020.

Pero no es bueno olvidar que Google almacena millones de datos sobre sus usuarios de todo el mundo a diario y que el uso masivo de la tecnología y de internet despiertan el debate sobre la seguridad y la privacidad del usuario, y más después de todo el escándalo del espionaje masivo que ha realiza la NSA estadounidense, que ha desvelado el ex empelado de la CIA, Edward Snowden. Precisamente este miércoles se ha conocido que la NSA implantó programas de vigilancia en 100.000 ordenadores de todo el mundo, algo que preocupa y trae a la memoria el Gran Hermano de la obra 1984 de George Orwell.

Al hilo de la privacidad, Matt Rogers, vicepresidente de Nest Labs, ha afirmado que siempre se han tomado muy en serio este tema. Algo que puede tranquilizar un poco, aunque no lo hace Sergey Brin, uno de los fundadores de Google, que hace tiempo mencionó esta frase "queremos que Google sea el otro tercio de tu cerebro".

El gigante tecnológico fue fundado el 4 de septiembre de 1998 y tan solo unas semanas después, el día 27 se estrenó en internet como motor de búsqueda. Desde entonces no ha hecho otra cosa que crecer y diversificar su negocio hasta convertirse en la segunda marca más valiosa del mundo según el último informe de Interbrand, que se publicó en septiembre del año pasado. Solo la supera Apple, que ha conseguido acabar con el reinado de trece años de Coca-Cola liderando este ránking.

Cristina Martín

[email protected]