• Los fondos PGGM y OPTrust aportaron 750 millones de euros en 2011.
  • La compañía se comprometió a devolver esa cantidad en cinco años a cambio de acciones.
  • La empresa es propiedad de FCC (50%) y Bankia (50%), que venderán conjuntamente su participación antes del verano de 2014.
  • La entrada de un tercer fondo es vital.
  • De todas formas, los fondos entrarán en el accionariado de una filial creada al efecto en la que no están incluidos activos como las radiales R3 y R5 de Madrid.

Globalvía se creó en 2007 tras la fusión de las empresas concesionarias de FCC y Caja Madrid. Actualmente, FCC posee el 50% y Bankia el otro 50%. El primer hito importante en la historia de la compañía que preside Juan Béjar (en la imagen) se produjo a finales de octubre de 2011: la entrada de dos socios financieros, concretamente de los fondos de pensiones PGGM y OPTrust que aportaron unos 750 millones de euros. A cambio, los fondos -el primero, holandés, el segundo, canadiense- recibirían acciones por ese valor al cabo de cinco años.

 

Ahora estamos ante el tercer hito del grupo: la entrada de un tercer fondo, seguramente de pensiones. El perfil de estos fondos se diferencia de los fondos llamados buitre en que sus inversiones son a largo plazo. En otras palabras: son más estables. Además, su aportación es financiera, no entran en la gestión del día a día.

 

Y la entrada de este tercer fondo resulta vital para la venta que FCC y Bankia realizarán de manera conjunta en 2014, presumiblemente antes del verano. Lo es, entre otras razones, porque entre los tres podrían afrontar la compra de la compañía.

 

Una aclaración: cuando los fondos entren en el capital de Globalvía, lo harán en una filial creada al efecto en la que no está incluido el 20% que posee la compañía en las autopistas radiales R3 y R5 de Madrid, el 19% de los tranvías del Baix Llobregat y del Besòs, el 42,5% de la Marina de Laredo, el 50% de la autovía Ibiza-San Antonio, el aeropuerto de Castellón o el de Santiago de Chile.

 

En cualquier caso, Globalvía está considerada la segunda empresa del mundo por número de concesiones: 22 autopistas, 7 ferrocarriles, 2 aeropuertos, 2 hospitales, 2 puertos comerciales y 2 deportivos.

Pablo Ferrer

[email protected]