• La televisión pública se pasó un día entero hablando del buque español acosado por Picardo... 'en aguas gibraltareñas'.
  • Eso, el mismo día en que el ministro principal amenazara con disparar contra la Guardia Civil ¿si les confundía con terroristas
  • Y a renglón seguido de la ofensiva diplomática de Londres: tercera llamada al embajador Trillo con tintes de amenaza.

Nueva bronca entre los dos personajes más próximos al presidente del Gobierno: la vicepresidenta Sáenz de Santamaría y el titular de Exteriores, García Margallo (ambos en la imagen). Y esta vez no a costa de Cataluña y de las diferentes posturas entre Soraya -centralista- y Margallo, partidario de negociar con CIU.

No, esta vez ha sido a costa de Gibraltar y del penúltimo incidente: un buque científico español acosado por las patrulleras gibraltareñas "en aguas gibraltareñas".

Ese es el problema. Que RTVE, competencia de Soraya, que puso al frente de la Corporación pública a su amigo, el abogado del Estado, Leopoldo González-Echenique, se pasó todo el día hablando de un barco español acosado "en aguas gibraltareñas". Resulta que los británicos han creado una bombilla de aguas territoriales, que no llegan hasta África para no entrar en problemas con Marruecos. En esas aguas fue donde sumergieron los bloques de piedra, cuyo impacto ecológico es lo que trataba de discernir el buque español.

Es decir, unas aguas que España reclama como suyas y donde el ilustre ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo, hace de las suyas. Esa aguas territoriales son las que RTVE, sin rubor alguno, califica como aguas gibraltareñas, a pesar de estar en disputa. La BBC no lo habría hecho mejor.

En exteriores se dice que en RTVE no manda el Gobierno sino el Comando Rubalcaba, es decir, los socialistas apuntalados en el Ente.

Todo ello en el momento en que Fabián Picardo amenaza con disparar contra la Guardia Civil... "si les confunde con terroristas" y en que el Foreign Office llama, por tercera vez, a consultas al embajador español en el Reino Unido, Federico Trillo, en unos términos que, más que una llamada parece una amenaza.

Eulogio López

[email protected]