• Mientras, Bruselas estudia si esos mismos bloques infringen la legislación europea medioambiental.
  • El Ejecutivo Rajoy debería ayudarles a sacarlos como demostración de que las aguas son españolas.
  • Los ecologistas denuncian que los rellenos tienen contaminantes como plástico o hidrocarburos.
Los pescadores de la Bahía de Algeciras (Cádiz) están dispuestos a sacar "con ayuda de buzos" los setenta bloques de hormigón que les impiden faenar y que fueron arrojados en aguas españolas por orden del ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo.

Así lo ha manifestado a Europa Press el patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de La Línea de la Concepción, Leoncio Fernández, que ha indicado que los pescadores están "dispuestos a sacar los bloques de hormigón del fondo del mar contando con el apoyo de buzos que así lo han expresado públicamente en varios programas de televisión". "Si nos dan permiso, mañana mismo", ha asegurado Fernández, que ha admitido que la situación es "compleja" y, por tanto, no ha ocultado que "no hay muchas esperanzas de que eso se produzca".

El Gobierno español debería autorizar y ayudar a los pescadores a sacar los bloques de hormigón en lo que sería una demostración práctica a Picardo de que las aguas son españolas.

Mientras, la Comisión Europea estudiará la queja de España por el lanzamiento de los bloques de hormigón vertidos al agua por las autoridades gibraltareñas y "decidirá si esto representa una posible infracción de la legislación medioambiental de la UE".

Recordemos que el ministro de Exteriores español, José Manuel García-Margallo (en la imagen), ha condicionado cualquier negociación sobre pesca con Reino Unido a la retirada de dichos bloques de hormigón en una entrevista publicada el domingo en 'La Razón'. Pero Margallo lo tiene fácil: que ayude a los pescadores a sacar los bloques, con la misma política de hechos consumados que realiza desde hace mucho años La Roca. Las risas en la Península Ibérica al ver la cara de Picardo se iban a oír hasta en Bruselas...

Además, la asociación Verdemar-Ecologistas en Acción ha asegurado que los rellenos de áridos con destino a la construcción de un espigón en la cala este del Peñón, donde las autoridades gibraltareñas tienen previsto levantar un complejo inmobiliario de lujo en terreno ganado al mar, incluyen material "contaminante" como el plástico o restos de hidrocarburos y similares.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]