• Se ha convertido en el tercer accionista, por delante de RBS (3,4%). Bill Gates posee el 6%.
  • Además, Esther Koplowitz negocia con otros grupos para afianzar, tanto el accionariado de FCC, como el de su sociedad patrimonial B-1998.
  • Eso sí, no reducirá en ningún caso su participación mayoritaria (50,1%).
  • La constructora ya ha asumido las pérdidas de 2013 e intenta cerrar en tablas 2014 con el saneamiento finiquitado. Una de las claves es la división de construcción internacional.
  • Mientras, sigue creciendo en servicios y agua.

George Soros (en la imagen), el financiero norteamericano de origen húngaro, que anunciara la compra de un 3% de la constructora FCC, sigue comprando acciones de la firma que preside Esther Alcocer. De hecho ya es el tercer accionista, tras Esther Koplowitz y Bill Gates (6%) y por delante de Royal Bank of Scotland (3,4%), ronda el 4% y sigue convirtiendo con la idea de superar ese porcentaje y acercarse al 5%. Además, las permutas en acciones le permiten a Soros y sus fondos aliados no tener que informar a la CNMV.

Y los cambios accionariales en FCC no terminan ahí. Esther Koplowitz negocia con otros inversores para apuntalar, tanto el capital de FCC como el de su sociedad patrimonial B-1998, que ha pasado del 53 al 50,1% de acciones de la constructora.

Todo ello con esa línea roja: el primer accionista nunca perderá la mayoría, algo que puede lograr desde su reciente acuerdo de refinanciación con los bancos acreedores.

Mientras, el Consejo de FCC da por concluido el saneamiento con cargo a las pérdidas que aflorará en el ejercicio 2013. La presentación coincidirá con la casi ultimada refinanciación de la deuda de FCC. A partir de ahí, el objetivo es cerrar en tablas 2014 y  volver al dividendo recurrente en 2015.

En este sentido la evolución de la división de construcción internacional será clave. Y en el entretanto, FCC sigue creciendo en sus puntos fuertes: servicios de recogida y reciclaje de basura y agua, las dos actividades de la que no quiere desprenderse a ningún precio.

Eulogio López

[email protected]