Con la estupenda documentación que proporciona Noticias Globales, decíamos ayer que el matrimonio Gates -Bill él, Melinda ella- se había convertido en el arquetipo de millonario abortero, partidarios de que lo mejor para acabar con el hambre es liquidar a los hambrientos, a ser posible, cuando son más indefensos, antes de nacer, en el mismo seno materno.

Noticias Globales desarrolla ahora la conjura publico-privada. Naciones Unidas, con el inefable Ban Ki-Moon (se ruega no hacer rimas fáciles con su apellido) pide más dinero para la gran matanza de seres humanos nonatos. Y Bill Gates (en la imagen junto a Ban Ki-Moon) está dispuesto a ayudar, por humanitarismo, a cargarse a la humanidad.

¡Dios nos libre de los filántropos!, clamaba Chesterton. Y eso que no conocía a Bill Gates.

Eulogio López

[email protected]