Sr. Director:
Según un estudio realizado en EEUU, una gran cantidad de alimentos transformados contienen aditivos a base de fósforo que podrían suponer un peligro para las personas enfermas del hígado que normalmente evitan los alimentos con fósforo mineral por prescripción facultativa.

Al parecer esto se debe a un incremento de la práctica de las empresas agroalimentarias de utilizar fosfato de sodio o pirofosfato para mejorar el sabor y aumentar la vida de los productos; especialmente en los casos de carnes, quesos, productos de la panadería, repostería y bebidas. Este fósforo oculto en los aditivos no se indica obligatoriamente en las etiquetas por lo que el consumidor puede consumirlo sin tener conocimiento.

Los investigadores recomiendan que se límite el uso de estos aditivos fosforados o bien que sea obligatorio indicar su presencia en los alimentos. En todo caso con el consumo de alimentos y jugos naturales nos evitaremos algunos problemas.

JD Mez Madrid

[email protected]