• Las parroquias están sirviendo como una excelente base de operaciones para llegar donde no llega nadie.
  • Filipinas dividirá por países la zona afectada por 'Yolanda' para repartir la ayuda.
  • El Gobierno filipino cifra el coste de la reconstrucción en hasta 4.250 millones de euros.
  • Unos 4.000 muertos y casi 1.600 desaparecidos por el tifón.
Continúa la preocupación por el único país católico e hispano de Asia, Filipinas, asolado por un tifón: las últimas cifras, conocidas ayer, eran: unos 4.000 muertos y casi 1.600 desaparecidos. 

Pero la solidaridad sigue moviéndose. La ONG católica Manos Unidas está canalizando la ayuda financiera que se está recogiendo para los damnificados a través de su socio local, el consorcio BCDI. Su director, el padre José Victor Lobrigo, se trasladó la semana pasada a la zona afectada para poner en marcha el plan de emergencia, informa Zenit.

El trabajo de esta asociación de la Iglesia en España, a través de su socio BCDI, en esta primera fase de la emergencia está integrado en la operación de rescate y auxilio a las víctimas que están llevando a cabo de forma coordinada la archidiócesis de Manila y el secretariado nacional de Acción Social de la Conferencia Episcopal de Filipinas.

"Los filipinos que no han sido afectados por el tifón son los primeros que se han movilizando para socorrer a las víctimas. El Gobierno filipino está distribuyendo alimentos durante las 24 horas del día y el obispo de la diócesis de Legazpi -que es donde se ubica la sede de BCDI-, Mons. Joel Baylon, ha establecido que la colecta del domingo de las parroquias de la diócesis se destine a las víctimas. Asimismo, Social Action Center -una de las seis ONG que componen el consorcio BCDI- va a desplazar a la zona afectada un equipo de apoyo psicosocial y espiritual a las víctimas", ha informado Manos Unidas en una nota.

Las parroquias están sirviendo como una excelente base de operaciones para llegar donde no llega nadie, tanto a la hora de valorar daños como de distribuir la asistencia más urgente.

Lo ha afirmado recientemente la Oficina de Coordinación de Ayuda Humanitaria de Naciones Unidas (OCHA). Esta oficina ha señalado también que en los primeros momentos la coordinación de los diferentes actores es clave para no solaparse y concentrarse excesivamente en unas determinadas zonas, mientras que otras se quedan desatendidas.

Por otra parte, el Gobierno de Filipinas ha decidido dividir la zona central de Bisayas azotada por el tifón 'Yolanda' entre distintos países para maximizar los esfuerzos de asistencia, según ha anunciado este martes un funcionario de alto rango, después de que el presidente Benigno Aquino haya sido elogiado con cautela por mejorar la distribución de la ayuda once días después del paso de la tormenta.

Además, el coste de reconstruir las viviendas, escuelas, carreteras y puentes destruidos por el paso del supertifón 'Yolanda' por el centro de Filipinas el pasado 8 de octubre podría llegar a los 250.000 millones de pesos (unos 4.250 millones de euros), por lo que el Gobierno probablemente tendrá que buscar préstamos baratos de las agencias de desarrollo, según ha señalado un ministro.

José Ángel Gutiérrez

[email protected]