• El terrorismo del Frente Moro de Liberación Islámica, que pretende la independencia del sur del país, no se ha apagado.
  • El 7 de octubre de 2012, el Gobierno de Filipinas anunció que había llegado a un acuerdo de paz con el grupo armado, después de 40 años de conflicto y 120.000 pérdidas humanas.
  • La vigilia ha sido organizada por la Oficina del Gobierno que sigue el proceso de paz en el sur de Filipinas, dirigida por la católica Teresita Deles.
En Filipinas, país, como se sabe, de raíces hispanas, la violencia también ocupa cierto protagonismo en la actualidad.

Allí opera el Frente Moro de Liberación Islámica o MILF (del inglés Moro Islamic Liberation Front), un grupo musulmán separatista del sur de Filipinas, cuya violencia ha causado, junto a la acción del Gobierno, unas 120.000 vidas humanas durante los últimos 40 años. El 7 de octubre de 2012, el Gobierno de Filipinas anunció que había llegado a un acuerdo de paz con el grupo armado, informó El País.

Sin embargo, la realidad es que la violencia sigue. Por eso, el próximo 21 de septiembre, Filipinas celebrará el 'Día Internacional de la Paz', proclamado por la ONU, para el que se ha programado una manifestación masiva y una vigilia por la paz en Zamboanga y Filipinas Sur; y que podrá verse también en las calles de la capital, Manila. En esa manifestación participarán el Gobierno de Filipinas, la Iglesia Católica y varias organizaciones de la sociedad civil, según la información de la Agencia Fides. 

La vigilia, organizada por la Oficina del Gobierno que sigue el proceso de paz en el sur de Filipinas, dirigida por la católica Teresita Deles (en la imagen), se ha extendido rápidamente a la Iglesia Católica, a las asociaciones y a los movimientos que piden y trabajan por la paz en el sur del archipiélago. "Enciende una vela por la paz en Zamboanga", dice la notificación para asistir al evento, enviado a la Agencia Fides, que también cita el pasaje bíblico "Todo lo puedo en Aquel que me conforta" (Filipenses 4:13), para remarcar que "la paz es posible", y es un deseo generalizado. El evento concluirá con un mensaje de paz y un concierto por la paz.

Valeria Martano, responsable para Asia de la Comunidad de San Egidio -que asistirá a la vigilia gracias a los miembros de la comunidad de Manila- explica a Fides que "hoy en Filipinas, a pesar de las dificultades y resistencias, hay un gran deseo de paz en ambas partes, el gobierno y los grupos rebeldes. Además en la sociedad filipina se está imponiendo una cultura de la convivencia. Se trata de un proceso de paz inclusivo, que tiene en cuenta todos los componentes y la realidad sobre el terreno".

La Comunidad de San Egidio se ha unido oficialmente al Grupo Internacional de Contacto, que consta actualmente de cuatro organizaciones no gubernamentales, que facilita las sesiones de negociación entre el gobierno filipino y los rebeldes. Las sesiones oficiales de negociación (una en acto en estos días en Kuala Lumpur), así como los mediadores institucionales (Gobierno de Malasia y la organización de la Conferencia Islámica), también están las Ong Henry Dunant Centre for Humanitarian Dialogue, con sede en Suiza; Conciliation Resources, con sede en Londres; la Muhammadhya, histórica formación musulmana indonesa.

Deseamos la paz para el país hermano de Filipinas.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]