• La compañía presidida por Esther Alcocer espera cerrar el ejercicio 2013 con un apalancamiento de 4-5 sobre EBITDA.
  • Ya ha rebajado cerca de 1.000 millones de euros de deuda en lo que va de año.
  • Eso sí, todavía quedan sacrificios por hacer: hay que reducir la plantilla de los servicios centrales, hoy cifrada en 4.000 trabajadores.
  • Y refinanciar la división de Renovables (800 millones de euros), donde Béjar quiere jugar fuerte.
  • La gran fortaleza de FCC sigue siendo el sector servicios: basura y agua. Es el que mejor funciona ahora mismo y lo que le diferencia de otras constructoras.

Los resultados de FCC durante el primer semestre del ejercicio -que se harán públicos el lunes 5- no son buenos. Sin embargo, el mercado ha premiado el plan de reconversión acelerado que ha imprimido el nuevo Ceo, Juan Béjar (en la imagen), con un subidón que llegó a superar -viernes 2- el 4,5% en una jornada bursátil tirando a plana.

La empresa, presidida ahora por Esther Alcocer Koplowitz ha emprendido un plan de reducción de deuda con ventas y reducción de costes. Este año espera terminar en un endeudamiento de 5.000 millones de euros, tras reducirla en 1.000 millones en lo que llevamos de año. De esta forma, se acerca a la frontera del apalancamiento sobre EBITDA del 5%, cuando los analistas consideran que el sector construcción no debe superar el 4%.

Pero queda aún mucho por hacer. Por de pronto, refinanciar con la banca la deuda de la División de Renovables, que suma más de 800 millones de euros y que se ha visto afectada por la nueva reforma del Gobierno. Dado que el consenso sobre el valor de la empresa es de 700 millones de euros, Béjar está dispuesto a jugar fuerte con los acreedores financieros: si no aceptan reconvertir a lo mejor hay que entregarles las llaves. Pero lo lógico es que se llegue a un acuerdo.

Además, aún quedan sacrificios en la vía paralela de la reducción de costes. Por ejemplo, en los servicios centrales de FCC y de las unidades del grupo, donde trabajan 4.000 personas. Se da la circunstancia de que se trata de una plantilla muy veterana, con más de 300 trabajadores mayores de 65 años. Al parecer, no quieren jubilarse.

¿Cuál es el punto fuerte de FCC Pues los servicios. Líderes en recogida y reciclaje de residuos urbanos y segundos en agua. Y es precisamente este segmento de negocio el que mejor marcha. Los ayuntamientos comienzan a pagar con los dos planes de proveedores del Gobierno Rajoy. Dicho de otra forma, el Ejecutivo ha fastidiado a FCC en la división de energías renovables pero le ha beneficiado en servicios.

Servicios urbanos se ha convertido en el mejor aliado del proceso de reconversión de deuda, lo que no deja de suponer una vuelta a los orígenes.

Eulogio López

[email protected]