• El plan de desinversiones de Juan Béjar camina a buen ritmo.
  • La venta más importante es la de la División de Energía: están en juego 400 MW eólicos y dos centrales termosolares.
  • Con buen precio de salida: 850 millones de euros.
  • La liquidación de Alpine ha reducido la deuda del Grupo en 1.300 millones de euros.
  • Al final, los objetivos siguen siendo los mismos: Basura y agua y reconversión del negocio de obra civil internacional.
  • Y sí, hay pendiente otra reducción de costes por un valor de 150 millones de euros.

El plan de reconversión de Juan Béjar (en la imagen), en Ceo de FCC, marcha viento en popa y el mercado se lo está reconociendo. Salir de la austriaca Alpine significará una reducción de deuda de 1.300 millones de euros. Por otra parte, hay otras desinversiones en avanzado estado del proceso de venta y con muchos postores, como la empresa de publicidad exterior Cemusa (contrato de marquesinas en Nueva York, por ejemplo), así como FCC Logística.

Más difícil es vender FCC Energía, porque todo el sector está pendiente de la reforma energética del ministro José Manuel Soria. (¿O es del ministro Montoro).

En el caso de FCC Energía, hablamos de 400 MW de eólica y dos plantas termosolares, además de algunas huertas solares. Sale a buen precio, pues FCC solicita entre 800 y 900 millones de euros y ya cuenta con postores interesados. Buen precio, se entiende, porque más del 80% es energía eólica.

Ahora bien, nadie moverá un dedo hasta que sepamos qué ocurre con el sector tras la penúltima reforma.

En positivo, los objetivos siguen siendo basura y agua. Recogida, reciclaje y servicios, donde FCC es líder en España. En internacional obra civil, sí, pero con una reconversión importante: las constructoras españolas se han convencido de que la masa crítica es importante pero que los márgenes que está proporcionando el sector exterior en obra civil son mínimos.

No sólo eso, y esto también es novedad, Béjar calcula que hay que reducir costes en otros 150 millones de euros. ¿Supondrá eso una nueva reducción de plantilla Sí.

También marcha a buen ritmo la reestructuración de deuda por dos años, nada menos que 4.000 millones de euros por dos años, refinanciación que debe estar concluida en diciembre. Y las negociaciones van por buen camino.  

En conclusión, los fondos han vuelto al accionariado de FCC y se reduce presión, no sólo sobre la compañía sino también sobre el primer accionista, la sociedad B-1998, sociedad cuyo primer accionista es Esther Koplowitz.

Eulogio López

[email protected]