• Sustituye en el cargo a José Luis de la Torre.
  • Y la División de Agua será presidida por Agustín González, hasta ahora en FCC Energía.
  • Agua adquiere más relevancia dentro del grupo. Junto a Servicios supone el 80% del ebitda de todo el Grupo.
  • Permanece Fernando Moreno (ex Aqualia) en Construcción, la tercera pata del consorcio.
  • Sale Juan Castells de Portland (72 años), hombre de confianza de Esther Koplowitz.
  • Y todo ello en la recta final para la venta de FCC Energía y de la refinanciación de la deuda del grupo.

El nuevo Ceo de FCC, Juan Béjar, ya ha completado su organigrama, tanto funcional como personal. Si se mira bien, una verdadera revolución en la empresa de infraestructuras y servicios de Esther Koplowitz.

A partir de ahora, actividades como Energía y Cemento pasan a un segundo plano y la compañía se parte en tres divisiones: Servicios, Agua y Construcción. Entre los dos primeros copan el 80% del ebitda del grupo y, además, Agua adquiere un estatus más relevante.

Concretando: Agustín García Gila (en la imagen), hasta ahora director general de Servicios Medioambientales, sustituye a José Luis de la Torre al frente del área de Servicios.

En Agua, es Agustín González quien toma las riendas. González llegó a FCC desde la Presidencia del Foro Nuclear (aunque su carrera la hizo en Iberdrola) y se puso al frente de la División de Energía. FCC posee la tercera empresa del mundo en agua y copa la mayor parte de la concesión de los ayuntamientos españoles.

La tercera pata es Construcción, donde permanecerá Fernando Moreno -quien sustituyó a José Mayor Oreja. Moreno procedía de Aqualia y ahora tiene el reto de aumentar la facturación internacional de Construcción del Grupo.

Todo ello en la recta final de tres proyectos de Juan Béjar: la reducción de los servicios centrales, la reconversión de la deuda global y la venta de FCC Energía.

Todos estos cambios supondrán una remodelación en cascada en toda la pirámide de mando del entramado FCC.

Por ultimo, Juan Castells abandona el consejo de Portland Valderribas. Castells Masana era uno de los hombres de confianza de Esther Koplowitz, pero ya cuenta con 72 años y reside en Londres. Y ha decidido no participar en la revolución Béjar, un proceso demasiado exigente para su edad.

Eulogio López

[email protected]