Eso a pesar de haber reducido la jubilación, porque bajar las pensiones no es subirlas un 0,25%, sino subirlas menos que la inflación. Pero aún así, no basta, y habrá que acudir al dinero de los ahorros.

Ojo, yo no culpo a la ministra Báñez (en la imagen) de la bajada de las pensiones. Sencillamente, tenía que hacerlo. El problema de las pensiones es demográfico, no económico. Llevamos un par de generaciones sin tener hijos y con un aumento de la esperanza de vida. También es verdad que más que alargarnos la vida la medicina nos ha alargado la vejez y la senilidad -más costes sanitarios y personales- pero ahí poco podemos hacer, salvo establecer el control de mortalidad. No, no está bien visto.

Pero lo que sí puede hacer un Gobierno es fomentar la natalidad. Eso sí. Porque si no hay jóvenes no habrá adultos trabajadores que coticen para pagarle la pensión a sus padres.

Por cierto, España es uno de los países de la Unión Europea que menos ayudas familiares ofrece y que, en concreto, menos incentiva la maternidad... y el penúltimo en natalidad, claro.

Eulogio López

[email protected]