El capítulo primero de Niños Robados, emitido por Telecinco, ha conseguido una audiencia de 4.070.000 espectadores y una cuota de pantalla del 24,3%, según el ranking de de esta semana de Teleprograma. El capítulo segundo ha logrado 3.757.000 espectadores y el 22,5% de la cuota de pantalla.

Esta semana varios médicos han declarado ante el juez sobre la presunta desaparición de una niña nacida en la madrileña clínica de Santa Cristina en 1982.

Este es solo uno de los muchos casos de supuestos bebés robados al nacer y de adopciones ilegales que siguen siendo denunciadas desde 2011.

La fuerte carga emocional y social de este drama que ahora está de plena actualidad, en el que madres e hijos se buscan mutuamente, ha tenido también su reflejo en la pequeña pantalla.

Niños Robados es una producción de Mediaset y MOD producciones, protagonizada por Blanca Portillo y Adriana Ugarte (en la imagen) para Telecinco.

Es muy importante que las madres y sus niños robados sientan que lo que está en juego es su vida y su dolor. Blanca Portillo interpreta a sor Eulalia, una monja que dirige una casa de acogida de jóvenes embarazadas en una congregación religiosa y la unidad de neonatos de una clínica madrileña.

La trama de Niños Robados sigue la historia de dos jóvenes que en los años 70 se ven forzadas a afrontar sus embarazos en solitario. Una de ellas, Violeta, pasa los últimos meses de gestación en la casa de acogida de una congregación religiosa madrileña, mientras que la otra, Conchita, reside temporalmente en un piso-cuna regentado por una mujer de la alta sociedad bilbaína.

Terminado el periodo de gestación, ambas acabarán dando a luz en la misma clínica donde, de manera distinta, perderán a sus bebés en el momento del parto.

La emisión de Niños Robados en la cadena Telecinco ha sido presentada Jordi González que, una vez terminado el capítulo, dirigirá un programa especial centrado en los casos de bebés robados, con reportajes y testimonios de casos reales (Fuente: Fórmula TV).

Clemente Ferrer

[email protected]