Impulsa la fundación de la 'Iglesia Católica Apostólica Renovada del Estado Plurinacional', que rinde culto a la 'madre tierra' o 'pachamama'El indigenista y presidente boliviano Evo Morales sigue empeñado en acabar con cualquier vestigio del pasado en su país, porque su intención es crear una nueva Bolivia cimentada en valores distintos. Se trata de infundir en sus compatriotas un pseudo-nacionalismo, liderado por él, que le mantenga en el poder.

Ya sabíamos de su afición por acabar con el pasado hispano, rindiendo pleitesía al indigenismo. También de su afición por los nuevos cultos tipo ecologista, cuyo gran totem es la madre tierra o 'pachamama'.

Pero ahora parece querer dar un renovado impulso a esa nueva religión, en detrimento, claro, de la mayoritaria en Bolivia, heredada del pasado español en Boliva: el cristianismo.

Y para ello, encima utiliza el nombre de la religión católica. Según recoge Religión en Libertad, tras participar en la Misa multitudinaria de clausura de la JMJ en Río de Janeiro, el presidente de Bolivia, Evo Morales, ha regresado a su país con la idea de reforzar la fundación de la denominada 'Iglesia Católica Apostólica Renovada del Estado Plurinacional'.

El obispo de Oruro, una de las diócesis donde se ha asentado este experimento, monseñor Cristóbal Bialasic, denunció este miércoles que "el gobierno (de Morales) pretende dividir la fe de los bolivianos" con la puesta en marcha de esta que "no es una Iglesia sino más bien una secta".

"Seamos sinceros –dijo monseñor Bialasic nacido en Polonia, en 1958 y titular de Oruro desde 2005-- que no es un ninguna Iglesia, es una secta que se comenzó a formar y es promovida por el Estado, no tanto por el Estado como por el gobierno".

El obispo Bialasic sostuvo que es "arbitraria" la manera como se quiere consolidar esta postura del gobierno de Evo Morales, quien se ha caracterizado por los duros ataques a la Iglesia católica, sobre todo desde 2008, cuando la calificó como "un instrumento de dominación".

"Son actitudes lamentables que demuestran la intención del gobierno al promover una supuesta Iglesia que ya se hizo en Venezuela, Perú, Ecuador e incluso Chile desde donde se respalda ideologías como el matrimonio de los sacerdotes, el casamiento de homosexuales y el aborto que hoy en día hace polémica en Bolivia", comentó monseñor Bialasic.

"Es un invento del mismo gobierno, da pena porque mucha gente se va dejar llevar por el engaño, ojalá que el pueblo se dé cuenta que es un grupo separado que más bien cumple las políticas internas del gobierno", indicó el obispo de Oruro

Pero Evo Morales no lo conseguirá. La fe cristiana de los bolivianos es más fuerte que el intento de su presidente por eliminarla.

José Ángel Gutiérrez

[email protected]