• Y cayó un 0,5% en el primer trimestre y el empleo un 4,5%.
  • La demanda nacional descendió un 0,8% y el consumo privado un 0,3% durante los tres primeros meses del año.
  • La reducida capacidad de ahorro de las familias, la caída de su riqueza, la persistencia de un panorama laboral "incierto" y un elevado endeudamiento deja poco margen para la recuperación del consumo a corto plazo, afirma la entidad.
  • Las exportaciones se mantuvieron estables, con un crecimiento cero; mientras que las importaciones se redujeron un 0,7%.
Este pasado lunes admitía el ministro de Economía, Luis de Guindos, en una entrevista en un medio extranjero que la economía española caerá este año entre un 1% y un 1,5%, mientras que confió en un "ligero" crecimiento para el año que viene. Pero no hace mucho, el Gobierno hablaba de crecimiento ya a finales de este año 2012. Con lo cual, el Gobierno ha rectificado.

Este martes el Banco de España, bajo el control del gobernador Luis María Linde (en la imagen), ha dado a conocer los datos de la economía española en el primer trimestre y no invitan precisamente al optimismo gubernamental (en boca de De Guindos), ni tan siquiera de cara al año que viene. La economía española cayó un 0,5% en el primer trimestre y descendió un 2% en tasa interanual, según el boletín económico del Banco de España.

La institución económica ha dado más datos, como que la demanda nacional descendió un 0,8% y el consumo privado un 0,3%, frente a la caída del 2% del trimestre anterior. Ante lo cual, el BdE dice que la reducida capacidad de ahorro de las familias, la caída de su riqueza, la persistencia de un panorama laboral "incierto" y un elevado endeudamiento deja poco margen para la recuperación del consumo a corto plazo.

Respecto a la balanza comercial, la entidad detalla que la exportaciones se mantuvieron estables, con un crecimiento cero, frente al descenso del 0,9% del trimestre anterior, mientras que las importaciones se redujeron un 0,7%, muy por debajo de la caída del 4,8% registrada entre octubre y diciembre de 2012.

En lo que se refiere al empleo, el Banco emisor sostiene que moderó levemente su ritmo de descenso, estimándose una caída del 4,5% durante los tres primeros meses del año. O sea, que sigue cayendo el empleo, aunque menos rápido que antes.

En cuanto a la remuneración por asalariado, dice que siguió la trayectoria de moderación de los costes laborales en el último año, con una tasa interanual levemente positiva, y añade que este comportamiento, unido al incremento de la productividad, habría posibilitado reducciones adicionales de los costes laborales en el primer trimestre, en una cuantía superior al 1% interanual.

Sobre el proceso de estabilidad presupuestaria, el Banco de España afirma que el esfuerzo fiscal realizado en 2012 ha sido "de gran intensidad", dado que el déficit estructural se ha reducido en casi 3 puntos porcentuales, aunque advierte de que es "imprescindible" que continúe para situar las finanzas públicas en una posición más saneada y poder romper la trayectoria alcista de la ratio de deuda pública sobre el PIB, que alcanzó el 84,2% el pasado año.

Así, recuerda que el déficit cerró el pasado año en el 7% del PIB y en el 10,6% contabilizando las ayudas a la banca, seis décimas más que la primera cifra que ofreció el Gobierno, debido, según el Banco de España, a la "modificación de la práctica habitual" seguida por las autoridades estadísticas españolas respecto al momento de contabilizar las devoluciones de impuestos.

Y en cuanto al proceso de ejecución presupuestaria en los primeros meses de este año, el Banco de España apunta que la información aún es muy escasa, pero señala que la debilidad de la recaudación en imposición indirecta y en cotizaciones sociales pone de manifiesto la "dificultad" que comporta la reducción del déficit público en una situación "cíclica adversa".

Andrés Velázquez
[email protected]