A mí no me preocupa que una adolescente pirada de 13 años golpee con saña a una compañera. Lo que me preocupa es que sus compañeras lo graben. Porque eso muestra que la vida se ha convertido en un espectáculo, un Show de Truman en el que no importa la vida sino su grabación en vídeo.

No, la violencia no es lo preocupante. El furor de la ira suele ser breve y probablemente si luego va unido el arrepentimiento, puede ser incluso el comienzo de una gran amistad.

Pero es que en Sabadell no ha habido arrepentimiento alguno, ni dolor de los pecados ni propósito de la enmienda.

Las compañeras de la verdugo -verduga, que diría Rubalcaba- y de la víctima ubicaban las edificantes imágenes en las redes sociales. Resumen: yo no me opongo a ninguna injusticia o crueldad y, además, utilizo esa crueldad ajena para divertirme e incluso para convertirme en el humorista que ha logrado una exclusiva para sorprender a los amigos. Eso es lo que me preocupa.

Eulogio López

[email protected]