• El fiscal Horrach acusa al juez Castro de urdir una "teoría conspiratoria" contra la Infanta. Solicita que declaren, como peritos, los inspectores tributarios que exoneraron a la Infanta de la comisión de un delito contra la Hacienda pública.
  • Según el fiscal, las dudas que ha manifestado el juez "no sirven como base de una imputación".
  • Y añade: "Nadie discute el hecho de que Doña Cristina realizase con cargo a la sociedad gastos estrictamente personales", pero es "materialmente imposible" que la cuota defraudada supere los 120.000 euros. 
Espectáculo mediático-judicial el que se vive en España en torno al Caso Nóos por el que deberá declarar la Infanta Cristina el próximo 8 de febrero en los juzgados de Palma.

Hoy miércoles, el fiscal Anticorrupción Pedro Horrach ha presentado un escrito en el Juzgado de Instrucción número 3 de Palma, en el que solicita la declaración, en calidad de peritos, de los inspectores de la Agencia Tributaria que elaboraron los informes que exoneraron a la infanta de la comisión de un delito contra la Hacienda pública.

Asimismo, el fiscal afirma que el juez instructor del caso, José Castro (en la imagen), ha llevado a cabo una "teoría conspiratoria" (de ahí el espectáculo, entre dos miembros de la Justicia) en la que se apoya para "justificar la existencia de indicios delictivos" que avalan la imputación de la infanta.

Horrach indica en su texto que si el propio juez instructor ha puesto de manifiesto "dudas" acerca de la apariencia delictiva de las conductas de naturaleza tributaria atribuidas a la hija del Rey, a lo largo del que considera como "largo y extenso auto", será conveniente despejar estas dudas.

Así, ha considerado "imperativo" citar a quienes puedan despejarlas, y ha recordado que "las dudas no sirven como base de una imputación, porque la duda en un procedimiento equivale a la mera conjetura, sospecha o especulación".

De otro modo, según destaca el fiscal, "se corre el grave riesgo de que la toma de declaración de Doña Cristina verse sobre reproches éticos y no sobre hechos presuntamente delictivos".

Eso sí: según Horrach, "nadie discute el hecho de que Doña Cristina realizase con cargo a la sociedad gastos estrictamente personales", pero considera que "no tiene sentido, a efectos de la comisión de un supuesto delito fiscal, teorizar sobre gastos personales cargados a la Sociedad", ya que es "nula" su relevancia penal.

Por ello, destaca que la afirmación de Castro, en la que considera como "escasamente probable" que la cuota defraudada supere los 120.000 euros es "de todo punto errónea", ya que no solamente es "escasamente probable", sino "materialmente imposible", afirma Horrach.

Según fuentes judiciales, el juez Castro estudiará este mismo miércoles el texto del fiscal y decidirá mañana sobre él.

Veremos en qué queda todo esto que, desgraciadamente, está causando un gran daño a la imagen de la institución de la Monarquía, una institución milenaria en España, garante de la unidad de la nación, y que debería estar por encima de las conductas de las personas que la encarnen.

Eso sí: a estas, les exigimos ejemplaridad a cambio de su legitimidad.

Andrés Velázquez
[email protected]