• El promotor del perfil, Antonio Camuñas, proponía una separación amistosa entre España y la comunidad autónoma.
  • Su lema: "Cuenta destinada a promover y razonar las ventajas de la pronta separación de Cataluña y España en beneficio de todos. A favor de una buena vecindad ibérica".
  • Los españolistas criticaban la iniciativa EPIC (@EPIC_2014) y los independentistas catalanes sospechan que hay trampa: "Una cosa es que nos vayamos y otra que nos echen", clamaba un catalán.
  • Quizás por el miedo a que se produzca el efecto escocés, donde los separatistas se han convertido en minoría y crece el número de ingleses partidarios de "dejarles marchar".

Durante la mañana del jueves 8 los grupos independentistas catalanes, extraordinariamente bien organizados para manipular Internet, así como partidarios de la unidad de España, conseguían bloquear, por tercera vez, el perfil de Twitter EPIC 2014 (@EPIC_2014), creado por el conocido consultor estratégico, Antonio Camuñas (en la foto).

Unos y otros, nacionalistas catalanes y españoles, han conseguido que Twitter censurase la cuenta EPIC, utilizando el robot de la red social, muy sensible a las denuncias de grupos organizados, que han logrado que la conocida red social bloquease por tercera vez la cuenta @EPIC_2014 a las doce horas de nacer, posiblemente debido al envío continuado y sistemático de peticiones de bloqueo de la cuenta. Por lo que se ve, a Twitter todavía le queda mucho por ganar en materia de libertad de expresión.

Camuñas lanzó la cuenta Españoles por la Independencia de Cataluña, bajo el acrónimo EPIC, con el siguiente mensaje: "Cuenta destinada a promover y razonar las ventajas de la pronta separación de Cataluña y España, en beneficio de todos". Y remataba con la siguiente leyenda: "A favor de una buena vecindad ibérica".

El promotor de la cuenta es partidario de no impedir la independencia de Cataluña de España. En conversación con Hispanidad.com, Camuñas asegura que: "También Cuba, o Portugal, fueron España y ya no lo son. La historia es siempre cambiante y lo importante es mantener las buenas relaciones y dejar que cada cual elija el pasaporte que estime conveniente".

La posición de Camuñas ha enfadado tanto a los partidarios de mantener la unidad de España como a los independentistas catalanes. Uno de ellos, en uno de sus tweets aseguraba: "Una cosa es que nos vayamos y otra que nos echen". La mayoría de los secesionistas respondían, sin embargo, pensando que se trataba de una trampa encubierta, algo que niega tajantemente el promotor.

Ahora bien, sin poner en solfa la sinceridad del proyecto EPIC, lo cierto es que el ejemplo británico nos permite sacar algunas conclusiones. Cuando David Cameron aceptó el referéndum escocés por la independencia (tan añorado por los nacionalistas escoceses), su opinión favorable a la secesión superaba el 50% del censo. En cuanto llegó la hora de la verdad, con la eventual pérdida de posición en la Unión Europea o el adiós a la libra esterlina, los partidarios del sí en la consulta por la independencia han caído en picado. No sólo eso, sino que en Inglaterra ha surgido el movimiento ciudadano "Dejadlos marchar" (#Letthemgo), partidarios de que, en efecto, si los escoceses no quieren convivir con los británicos hay que dejarles que se independicen.

Puede que no haya sido su intención pero lo cierto es que la opción EPIC ha podido contribuir a que los secesionistas catalanes se sitúen ante sus propias contradicciones ya que los nacionalistas españoles se enfrentan a sus propios miedos.

Eulogio López

[email protected]