• Solo por delante de Polonia, Bulgaria y Lituania, con unas prestaciones por cada hijo menor de 24,25 euros al mes frente a la media en la UE de 125 euros.
  • El Instituto de Política Familiar critica que España destina sólo el 0,1 por ciento del PIB en ayudas a la familia.
España es el cuarto país que menos ayudas directas dedica a la familia, solo por delante de Polonia, Bulgaria y Lituania, con unas prestaciones por cada hijo menor de 24,25 euros al mes frente a la media en la UE de 125 euros, según informó recientemente el Instituto de Política Familiar (IPF).

El Instituto de Política Familiar (IPF) criticó que las ayudas económicas a las familias no alcancen "ni siquiera" el 0,1 % del PIB y que hagan caso omiso a las recomendaciones de Unión Europea que insta a los Estados miembros a desarrollar "políticas de carácter positivo" en este ámbito.

Las ayudas económicas a las familias españolas están congeladas desde el año 2000 y no es de carácter universal, "como ocurre en las mayoría de los países europeos", ya que solo acceden a ellas personas con ingresos inferiores a 11.264 euros anuales, lo que implica que nueve de cada diez familias no puedan acceder a esta ayuda.

Otro aspecto en el que España suspende es en el de las políticas de conciliación laboral y familiar. La baja por maternidad (16 semanas en España) está por debajo de las 18 semanas recomendadas por la OIT, mientras que la de paternidad es de tan sólo dos semanas.

La IPF además ha reprobado que España no disponga de una política integral, de una ley de la familia o dé ayudas muy reducidas a familias con necesidades especiales, discapacidad de los hijos, familias numerosas o bajos ingresos, entre otras.

España, ha explicado IPF, "suspende" de nuevo, con una baja de maternidad de 16 semanas, por debajo de las 18 recomendadas por la Organización Internacional del Trabajo, y con una tasa de paternidad "tan solo" de dos semanas.

La falta de medidas económicas, laborales, sociales y fiscales, ha explicado el Instituto, provoca que las madres españolas sean las que más tarde acceden a la maternidad en Europa (31,4 años) y que su natalidad sea una de las más bajas.

En el año 2013 el número de menores entre 0 y 3 años se redujo en España más de 84.000 niños mientras que los mayores de 65 se incrementaron en más de 100.000, en la actualidad las personas mayores de 65 años ya superan en más de un millón a los jóvenes menores de 15 años.

Andrés Velázquez

[email protected]