• Según el Observatorio para la Libertad Religiosa y de Conciencia, hubo agravios desde el ámbito político y legislativo, como la "recurrente" petición por parte del PSOE de la revisión de los acuerdos Iglesia-Estado o la reclamación de que la Iglesia pague el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI).
  • También hubo intentos de prohibir las celebraciones religiosas en el contexto de actos institucionales.
  • En el ámbito intelectual, "es llamativo el empeño de algunas autoridades académicas de la Universidad Complutense de expulsar cualquier referencia religiosa en el ámbito universitario".
  • Y también se produjeron ataques a obispos católicos, como el arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, y el de Granada, Javier Martínez.
  • El Observatorio denuncia, igualmente, la discriminación que sufren otras confesiones religiosas, como que no existe ningún imán en los centros hospitalarios del país. 
El Observatorio para la Libertad Religiosa y de Conciencia (OLRC) ha presentado un informe que refleja que en 2013 se produjo "una especial virulencia en las agresiones hacia las confesiones religiosas en España", pues se registraron 96 ataques, especialmente hacia los cristianos.

El informe recoge, por ejemplo, los ataques de grupos anarquistas que han llegado hasta la colocación de dos bombas, una en la catedral de La Almudena de Madrid y otra en El Pilar de Zaragoza. "Estas agresiones han llegado en algunos casos hasta la interrupción de cultos, pintadas o fuegos en templos", añade el texto.

Además, con motivo de la beatificación de los mártires en Tarragona a finales de 2013, destacó el OLRC, en esa ciudad catalana aparecieron carteles en los que se mostraba un dibujo de un circo romano, un león persiguiendo a un sacerdote y las frases: 'Una tradición milenaria. Beatos a los leones'.

El documento también hace referencia a otros ataques de diversa intensidad, como los que se produjeron en el ámbito político y legislativo, desde la "recurrente" petición por parte del Partido Socialista (PSOE) de la revisión de los acuerdos Iglesia-Estado a la reclamación de que la Iglesia pague el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI).

Una "agresiva agenda laicista" pudo verse en los intentos de prohibir las celebraciones religiosas en el contexto de actos institucionales, como San Jordi en Cataluña, la eliminación o reducción de conciertos educativos en Andalucía o la pretensión de eliminar la Semana Santa y la Navidad del calendario escolar en Asturias.

En el ámbito intelectual, "es llamativo el empeño de algunas autoridades académicas de la Universidad Complutense de expulsar cualquier referencia religiosa en el ámbito universitario", como en la Facultad de Geografía e Historia, "en la que el decano quiere eliminar la capilla a pesar del acuerdo existente con el Arzobispado de Madrid".

Asimismo, hubo ataques a obispos católicos, como el arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, y el de Granada, Javier Martínez. Así, en octubre el cardenal arzobispo de Madrid, monseñor Rouco Varela, sufrió un escrache feminista radical mientras al arzobispo de Granada, monseñor Javier Martínez, le amenazó el PSOE en el Parlamento andaluz con acciones legales por la publicación de un libro.

E, igualmente, el Observatorio denuncia la discriminación que sufren otras confesiones religiosas. De hecho, el informe recuerda que no existe ningún imán en los centros hospitalarios del país, como establece la Ley de 1992 del Acuerdo de Cooperación del Estado con la Comisión Islámica de España que regula el derecho a la asistencia religiosa islámica en centros hospitalarios y que "solo haya 46 profesores de religión musulmana en centros públicos a pesar de que en 1996 un convenio firmado con el Estado preveía 400".

José Ángel Gutiérrez
[email protected]