• La mala noticia es que el paro sigue creciendo, aunque más lentamente (-3,1% en tasa interanual), según el Banco de España.
  • La autoridad monetaria propone moderación salarial porque resulta de "vital importancia" para contribuir a que la "incipiente" recuperación de la actividad se traslade "con intensidad" a la creación de empleo.
La economía española salió por fin en el tercer trimestre del año de la recesión técnica, la segunda que ha sufrido desde el estallido de la crisis y la más larga del periodo democrático, tras crecer un 0,1% entre julio y septiembre, según las estimaciones del Banco de España recogidas en su boletín económico de octubre, que señala que en tasa interanual el PIB retrocedió un 1,2% en el mismo periodo.

Con el crecimiento del 0,1% registrado en el tercer trimestre, la economía española entra en positivo tras nueve trimestres de contracción y dice adiós a la llamada recesión técnica, después de dos años y medio.

Respecto al empleo, el organismo destaca que moderó sustancialmente su ritmo de descenso en este periodo, con una leve reducción intertrimestral del 0,1% (-3,1% en tasa interanual, 0,7 puntos porcentuales menos), lo que, de confirmarse, representaría la tasa "menos desfavorable" desde el inicio de la crisis.

La autoridad monetaria estima también un "pequeño avance" del consumo de los hogares en el tercer trimestre ( 0,1%), en un entorno en el que la ocupación tuvo un comportamiento "algo menos contractivo", que podría haber contribuido a aminorar el ritmo de descenso de la renta disponible, a lo que también habría contribuido la "notable desaceleración" de la inflación a lo largo del verano.

"Con todo, el bajo nivel de renta, las todavía desfavorables perspectivas del mercado laboral y el elevado endeudamiento de las familias no permiten prever una recuperación sensible del consumo a corto plazo", subraya.

En cuanto a los salarios, indica que en el tercer trimestre ha proseguido el proceso de contención salarial, lo que unido al comportamiento de la productividad, para la que prevé una cierta desaceleración, hasta el 2% en tasa interanual, permitiría anotar descensos adicionales de los costes laborales por unidad de producto.

En concreto, el incremento medio de los costes laborales hasta septiembre se situó en el 0,6% (1,1% el año pasado), con aumentos algo más reducidos en los convenios de nueva firma ( 0,4%). En opinión del Banco de España, la tendencia de moderación salarial resulta de "vital importancia" para contribuir a que la "incipiente" recuperación de la actividad se traslade "con intensidad" a la creación de empleo.

Por otro lado, la entidad hace una mención a la Ley de Emprendedores, de la que destaca que introduce avances para favorecer la supervivencia de los negocios, pero dice que introduce una "cierta complejidad" en el entramado institucional español y mantiene "el sesgo" de la legislación española favorable a las empresas de menor tamaño.

En cuanto a la evolución de los precios, espera que la inflación siga manteniéndose en niveles "muy moderados", significativamente por debajo del 2%, en el actual contexto de debilidad económica dominada por riesgos a la baja, si bien esta moderación se puede ver contrarrestada por los riesgos al alza que pueden surgir en los precios de las materias primas, precios administrados e impuestos.

Andrés Velázquez

[email protected]idad.com