Sr. Director:
La misma ignorancia que demostró la Ministra Aído el pasado mes de mayo cuando dijo que un feto de 12 semanas no lo consideraba un ser humano, la misma ignorancia ha demostrado el ministro Caamaño en sus declaraciones del miércoles que la objeción de conciencia a la nueva ley del aborto será un acto de desobediencia civil.

Decían que era un hombre moderado, dialogante, ya se ve, por el momento se está dedicando a pronunciarse con medidas sectarias, imprudentes y reveladoras de un desprecio a la jurisprudencia constitucional, que considera la objeción de conciencia al aborto como un derecho a los médicos y demás profesionales de la Sanidad.

Francisco Caamaño no sólo se desacredita a sí mismo como jurista, sino que desafía públicamente al Tribunal Constitucional.

Por eso es digno de aplaudir que la Organización Médica Colegial haya anunciado una auténtica rebelión cívica de sus miembros al afirmar su presidente que el derecho de los médicos a la objeción de conciencia se va a respetar por las buenas o por las malas, la inmensa mayoría de los médicos no practicamos abortos ni lo haremos.

Creo, que el Gobierno de Zapatero va a tener un poco difícil su cultura de la muerte, porque todavía tenemos en España muchas personas con dignidad y valientes que defienden la vida.

María Muñoz

[email protected]