• Acuerdo entre la dirección y los sindicatos: por cada 3 salidas se debe incorporar un empleado.
  • A los representantes de los trabajadores no les ha quedado otra opción que asumir estas reducciones salariales.
  • Las bajas incentivadas podrían afectar al 40% de la plantilla.
  • Según éstas, los trabajadores de entre 50 y 54 años cobrarían el 70% de su salario fijo, pero al cumplir los 55 pasarían a recibir el 80% hasta su jubilación.

Endesa y los sindicatos firmaron este martes el IV Convenio Colectivo Marco y la prórroga del Acuerdo de Garantías hasta diciembre de 2018, que regularán el marco laboral de la compañía en España.

Donato Palomares (a la izquierda de la imagen), secretario general de la Sección Sindical Estatal FITAG UGT Endesa, ha asegurado a Hispanidad que "han tenido que asumir las bajadas salariales", pero que han logrado "garantizar y priorizar la estabilidad del empleo", ya que no se ha producido "ningún despido objetivo". Estas bajadas salariales afectan sólo a las nuevas incorporaciones que se produzcan en Endesa, que tendrán un salario un 14,5% inferior al de la plantilla actual, que no va a sufrir ninguna rebaja en su sueldo. Palomares ha añadido que si se compara con la situación actual que vivimos, siguen siendo "salarios dignos".

Con esto se dará una situación curiosa en la compañía, ya que habrá dos grupos de trabajadores que, por desempeñar el mismo trabajo, tendrán una diferencia en la cuantía de su salario, dependiendo si estaban en la empresa antes o después de la firma de este IV Convenio.

Con este acuerdo, además, se establecen bajas incentivadas para los trabajadores mayores de 50 años, que suponen "el 40% de la plantilla", según Palomares, que espera que no se sumen tantos a esta medida. Según estas bajas, los empleados de entre 50 y 54 años que se acogiesen a ellas cobrarían el 70% de su salario fijo hasta que cumplan los 55, momento en el que pasarían a recibir el 80% de su sueldo, "hasta la primera edad ordinaria de jubilación", es decir, hasta los 65 años.

En la nota de los sindicatos se especifican más algunas de las medidas que aplicarán los acuerdos firmados, entre ellas, el compromiso de empleo que ha suscrito Endesa, y por el cual por cada tres salidas que se produzcan se debe incorporar un empleado.

Pero en esta situación, también entra en juego la empresa pública italiana Enel, que controla prácticamente la totalidad de Endesa, a excepción de un 7,5%, que es el cotiza en la Bolsa española. Lo que provoca que Endesa se convierta en una filial, bueno "de hecho ya lo somos", ha asegurado Palomares, que ha reiterado que "el futuro de la independencia de Endesa como proyecto industrial con la situación de España no será muy halagüeño". Además ha calificado esta situación como una "triste realidad" y ha recordado que los italianos compraron Endesa o mejor dicho "se la vendimos", según entienda cada cual.

Este 7,5% es un porcentaje demasiado pequeño que no puede evitar que Enel estédesmantelando progresivamente la compañía española , ya que, como ha confirmado el propio Donato Palomares, la empresa italiana está traspasando competencias (Planificación, Administración, Recursos Humanos) de sus servicios centrales de Madrid a Roma. "Las infraestructuras de las instalaciones no las pueden mover", ha añadido y ha comentado que este traslado de partes de la estructura es una forma de "optimización de recursos".

El representante sindical ha concluido que están contentos por el Convenio, ya que "mantenemos a los trabajadores en plantilla", que se sitúa "entre los 10.500 y los 11.000 empleados", y además se "prorrogan las garantías".

Cristina Martín

[email protected]