Sr. Director:
Entré en Mercadona y compré algo, para variar. Detrás de mí hacían cola en caja dos chavales en bañador y con el torso descubierto. La cajera les explicó amablemente que debían salir del comercio, que eran las normas de la empresa.

Los chavales salieron y uno volvió a entrarcon camiseta.

Y digo yo: qué sencillo es entender simplemente que existen unas normas.

Sin connotaciones políticas, ni religiosas, ni insultos sobre fundamentalismo, ni fanatismo, ni nada que acabe en ismo.

Normas. Simplemente.

Mª Luisa García Ocaña

[email protected]