Los delitos contra la seguridad vial fueron los más numerosos en el caso de los condenados adultos (38,7% de los delitos) y los robos en el caso de los menores (41,3%)En el año 2012 fueron inscritos en el Registro Central de Penados 221.063 personas condenadas adultas según las sentencias firmes dictadas y comunicadas al mismo ese año, lo que supuso un 0,2% menos que el año anterior.

El 89,1% de las personas condenadas fueron varones y el 10,9% mujeres. La tasa de personas condenadas por cada 1.000 habitantes (de 18 y más años) fue de 5,7, similar a la registrada en 2011. La edad media de las personas condenadas fue de 35,7 años (35,8 años en los varones y 34,7 en las mujeres), según ha informado el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En 2012 se impusieron 557.793 penas en sentencias firmes dictadas e inscritas en el Registro, un 1,2% más que en el año anterior. El 54,3% de las penas impuestas, tanto principales como accesorias, fueron penas privativas de otros derechos. El 25,9% fueron penas privativas de libertad, el 19,4% penas de multa y tan solo el 0,4% expulsiones del territorio nacional. Entre las penas privativas de otros derechos, la más frecuente fue la de inhabilitación especial para empleo (18,6% del total). Entre las penas privativas de libertad, la más frecuente fue la pena de prisión (25,5% del total).

La mayor parte de los condenados en 2012 fueron de nacionalidad española (74,2% frente al 72,7% del año anterior). Entre los extranjeros, los de países de América representaron el mayor porcentaje de condenados (36,3% del total). Del total de condenados, el 82,8% lo fue por un solo delito y el 17,2% por más de uno. Entre los condenados por la comisión de un solo delito y atendiendo a la tipología del mismo, el grupo más numeroso fue el de condenados por delitos contra la seguridad vial (41,5% del total). A continuación figuraron los condenados por lesiones (11,9%) y por robo (9,5%).

En 2012 se inscribieron 275.130 delitos cometidos, un 0,4% más que en el año anterior. La tasa de delitos por 1.000 habitantes fue de 7,1, la misma que en 2011. Atendiendo a su tipología, los que tuvieron mayor incidencia numérica fueron los delitos contra la seguridad vial (38,7% del total), los delitos de lesiones (12,5%) y los robos (10,7%).

No obstante, cabe reseñar que los delitos contra la seguridad vial disminuyeron un 7,7% respecto a 2011. El número medio de delitos por persona condenada fue de 1,2 cifra idéntica a la que se registró en 2011. Por sexo, la media de delitos fue mayor en los varones (1,3) que en las mujeres (1,1) de manera similar a lo que ocurrió el año anterior (1,3 en los hombres frente a 1,2 en las mujeres).

Atendiendo a la nacionalidad del infractor, las penas privativas de libertad fueron más frecuentes entre las personas condenadas extranjeras (28,5% del total) que entre las españolas (25,0%). En particular, la pena de prisión supuso el 28,0% del total de los extranjeros, frente al 24,7% de los españoles.  

Se impusieron 142.444 penas de prisión, el 91,3% con una duración de cero a dos años, el 7,0% con una duración entre dos y cinco años y el 1,6% con una duración de más de cinco años. El 34,2% de las penas de prisión recayeron sobre delitos relativos al patrimonio y orden socioeconómico, el 18,5% sobre delitos relativos a la seguridad colectiva y el 15,1% sobre delitos de lesiones.

Andrés Velázquez

[email protected]