Los ingleses, que son un poquito cabrones, repiten aquello de "si no puedes hacerlo, enséñalo". Es decir que la pedagogía es una escala menor en la senda de la sabiduría. Lo importante es saber y poder hacer cosas. Y si no lo consigues, te metes a la enseñanza. O como se decía antes en periodismo, el que sabe, sabe y el que no, a Televisión Española.

Digo antes porque, la verdad es que ahora mismo el medio con más influencia, el único medio, es internet, pero el medio que aún detenta más poder es la televisión. Muchacho, si quieres pensar vete a internet, si quieres triunfar vete a la tele.

En la monigotera pululan los personajes de hoy en día. Ejemplo. Pulula Giuseppe Tringali (en la imagen), consejero delegado de Mediaset España, y el hombre que realmente manda en el entramado de Silvio Berlusconi en España, tras haber laminado a Vasile. Ya se sabe que Italia degeneró cuando los trasalpinos cambiaron la iglesia y la evangelización por el gimnasio y la moda. Antes, su chulería resultaba simpática, ahora resulta estúpida.

Antes rompían esquemas con su petulancia -pecado menor- ahora repugnan con su soberbia. No son chulos, son tímidos, pero no olviden que el tímido no es más que un soberbio que no quiere quedar en ridículo. Y, naturalmente, como no lo quieren… acaban en el ridículo más hortera que pueda imaginarse.

Y aquí viene mi sorpresa. Veo aparecer a 'Trinkali'  en el ABC, pero ojo, en situación de artista. Sí, no como editor de televisión, de la telemierda de Tele 5, ni como coleccionista de  motos y coches de lujo, sino como el próximo expositor de cuadros, artista pinturero que sueña con repintar el Guernica. Eso sí, no con el delantal o el mono o de obrero de Picasso, sino con su traje rayado y sus zapatos en perfecto orden de revista. Así es como debe pintar el artista millonario.

La autora de tan crítico reportaje, Laura Revuelta, nos informa de que, además de artista, Pippo, como le conocen sus próximos, es un filósofo. ¡Ahí le duele! Nada menos que filósofo, muchacho. No sé si sus próximos le conocerán como Pippo pero yo, en la peña periodística, siempre he oído que se referían a él como 'Trinkali' y su oratoria -no me refiero a la parte plática- suele versar, más que sobre arte y filosofía, sobre las motos de gran cilindrada y más aún sobre el hecho de que Pippo siempre posee un vehículo de dos ruedas superior al de su interlocutor. Le llaman 'Trinkali', no porque trinque, sino porque todo su trabajo en Mediaset se parece a un trinque permanente y, eso sí, muy legal. Es el trinque de ensuciar España.

Tele 5 tiene un mono producto, una basura porno sentimental diaria, llamada Sálvame. Y claro, un artista no puede comer los tallarines con las manos. Por eso, 'Tringali' ha recurrido a una definición de la bazofia vespertina de Jorge Javier Vázquez que roza la coartada perfecta: resulta que Sálvame es un 'psicodrama', de que, al parecer, depende el futuro anímico de España. Favor que nos hacen los trasalpinos de don Silvio.

Mira 'Trinkali', prenda, que se me está acabando la paciencia: Tele 5 no es telebasura sino pura telemierda. La telemierda que no te atreves a difundir en Italia cae aquí, y allí los italianos te echarían a patadas: tienen aún menos principios que los españoles pero no quieren pasar por zafios. Eso sí, aquí hacen negocio y dejan sus residuos.

Es en España, no en Italia, donde vierten la basura homosexualista. Bueno, no la vierten, la venden con estupendos beneficios. Y luego, además, amigo 'Trinkali', tienes la Cuatro, que es el reducto Nuevo Orden de Homosexualismo, cristofobia, abortismo y demás atentados contra la vida y contra la libertad.

Y de paso, 'Trinkali', mientras, dedica sus madrugadas al arte. Te recuerdo que, junto al español José Manuel Lara, tu jefe, el muy ético Berlusconi, se dedica a chantajear al Gobierno, forzándole a no cumplir la sentencia judicial sobre el cierre de canales de TDT, como si esto fuera una república bananera y la fuerza del duopolio es grande ante un presidente timorato y una vicepresidenta que, como el gran visir Iznogud, quiere ser califa en lugar del califa (sustituir a Rajoy, para entendernos) y que está dispuesta a que el duopolio Tele 5-Antena 3 TV fulmine al Gobierno, con tal de que a ella la salve.

Pero, eso sí, lo de 'Trinkali' no es la tele sino el arte y la filosofía. Si ya lo decía yo. Y como no sabe hacerlo, lo enseña. Como Sálvame

Eulogio López

[email protected]