Cuando los políticos no saben cómo solucionar un problema crean una comisión. El Consejo de Ministros (en la imagen la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría) ha creado una comisión de buen gobierno corporativo. No sé cuántos códigos y comisiones de buen gobierno, públicos y parapúblicos (ejemplo, los de la CNMV) llevamos ya pero les aseguro que la cosa es muy sencilla.

El asunto es moda, dados los presidentes y ceos jetas que cobran cantidades multimillonarias, incluso cuando sus empresas están despidiendo trabajadores y la cuenta de resultados anda en números rojos.

Mire usted, señor Rajoy: no hace falta ninguna comisión. Lo que tiene usted que hacer es defender la propiedad privada, es decir, que los salarios de los directivos los decidan -no sólo sean informados, sino que decidan- los accionistas. Tanto en empresas cotizadas como en las no cotizadas.

Todo lo demás se nos dará por añadidura.

Eulogio López

[email protected]