Mientras que el Príncipe no puede realizar su viaje a Brasil por una avería en el avión

El Rey Don Juan Carlos ha recibido este lunes el alta hospitalaria "tras haber completado de forma muy satisfactoria el postoperatorio" y tener "la autonomía suficiente para movimientos cotidianos", según ha comunicado la gerente del Hospital Universitario Quirón, Lucía Alonso, al ofrecer el parte médico. Además ha aludido a la desaparición del proceso infeccioso de la cadera del monarca, como han constatado las biopsias de las muestras obtenidas. El Jefe del Estado tendrá que continuar con el tratamiento y las revisiones en "régimen ambulatorio" y también con el proceso de recuperación establecido, según el que se prevé que camine con normalidad en primavera, si todo marcha bien.  

El monarca ha abandonado el hospital con visible buen humor, tan solo cuatro días después de ser operado de su cadera izquierda. Parece que tiene muchas ganas de recuperarse pronto y así poder estar presidiendo todos los actos que requieran de su presencia, dejando así de tener sustitutos, como los Príncipes de Asturias y la Reina Doña Sofía, tal y como ha sucedido en los últimos meses.

Por otro lado, en la actualidad informativa de este lunes también le ha robado algo de protagonismo su hijo, el Príncipe Felipe, que ha tenido que cancelar su viaje a Brasil, donde mañana iba a asistir a un foro empresarial para captar inversiones para España, porque su avión ha sufrido una avería. En la madrugada del lunes se retrasó el despegue del Airbus A310-300 de la Fuerza Aérea porque se detectó un error en un sensor, los técnicos intentaron reparar el fallo, usando la pieza de un avión 'gemelo', pero no ha sido suficiente y se ha suspendido el viaje. "Es la primera vez que me pasa y ya tengo unos añitos", comentó don Felipe, cuando abandonó el avión sobre las 8:30 horas del lunes. Ante esto cabe preguntarse varias cosas, si el Príncipe no ha podido viajar en otro avión, si el avión no se podía haber revisado antes o si hay en realidad otro motivo oculto por el que no se haya realizado este viaje. Desde luego la noticia parece más propia del día de los Santos Inocentes y suena a risa.

Cristina Martín

[email protected]