• Al tiempo, prosigue el traspaso a Roma de las funciones de Administración, Recursos Humanos, Planificación, etc.
  • Y todo ello hace temer a la plantilla un ERE en los servicios centrales, que, unidos a la reducción de actividad en plantas podría alcanzar los 1.700 trabajadores.
  • De las plantas de carbón sólo la de Almería está funcionando a pleno rendimiento.
  • As Pontes y Ponferrada a medio gas y el fantasma de la paralización total ronda Teruel.
  • La hidraulicidad ya se la llevó Entrecanales mientras las nucleares continúan a su ritmo.
  • Las inversiones previstas en Renovables se han paralizado tras la reforma eléctrica.

La italiana ENEL, propiedad del Estado, está desmantelando Endesa de forma progresiva. No así la filial iberoamericana, Enersis, sobre las que tiene grandes esperanzas, sea para conservarla o para venderla (eso depende del nuevo plan de negocio de la multinacional italiana).

Las nucleares no se tocan, funcionan bien, y el grueso de la hidraulicidad se lo llevó José Manuel Entrecanales, en su pelotazo. Las centrales de ciclo combinado funcionan al 25% de capacidad por la fala de demanda. Quien sí está sufriendo un desmantelamiento progresivo es el carbón, y no olvidemos que Endesa era, ante todo, una eléctrica carbonera.

El mapa de la producción de electricidad de Endesa vía carbón tiene cuatro puntos fuertes: As Pontes (cuatro grupo de a 350 MGh), Teruel (3 grupos de 350 MGh), Ponferrada (un grupo de 550 MGh y otro de 350) y Almería (dos grupos de 550 MGh).

Pues bien, As Pontes fusiona a la mita de capacidad, Teruel se está desmantelando de forma progresiva, Ponferrada se iba a convertir en la ciudad de la innovación energética, proyecto de Zapatero, que terminó en nada y Almería es la única que se mantiene por su estratégica posición y porque es la más moderna.

El resto de áreas sólo se sostiene. Las nucleares a su ritmo, porque con ellas se obtienen buenas ganancias pero el carbón no tiene interés para los italianos. No sólo eso, el desmantelamiento de Endesa también se deja ver en el traspaso de competencias de los servicios centrales de Endesa en Madrid a Roma. Planificación, Administración, y Recursos Humanos están sufriendo continuas reducciones de competencias y de plantilla. Si sólo en ciclos combinados Endesa anunciaba a primeros de año un ERE, con despidos y reducción de salarios, ahora son los servicios centrales los que se ven acosados por las medidas dictadas en Roma y ejecutadas por el equipo del presidente Borja Prado (en la imagen).

Al final, la cifra que se baraja es de una reducción inmediata de 1.700 personas sobre una plantilla total en España y Portugal de 11.500.

De cualquier forma, en cuanto se concreten los pormenores de la reforma eléctrica del ministro de Energía, José Manuel Soria el desmantelamiento tenderá a acelerarse.

Miriam Prat

[email protected]