• De las cuatro grandes autoridades monetarias del mundo, el menos importante es el del Banco de Inglaterra, Mark Carney… que es el que más cobra: un millón cien mil euros.
  • Haruhiko Kuroda, presidente del Banco de Japón, tiene un sueldo de 234.000 euros.

Los cuatro grandes bancos centrales del mundo son, por este orden, la Reserva Federal de Estados Unidos (FED), el Banco Central Europeo (BCE), el Banco de Japón y el Banco de Inglaterra.

Pues bien, en contra de toda lógica, el presidente del Banco de Inglaterra, el canadiense Mark Carney, es el que más cobra de todos ellos. Cada año percibe un sueldo bruto que asciende a 1.100.000 euros, sin contar con los 310.000 euros adicionales por vivienda. Tal vez los ingleses quieran premiar así la idea de Carney de ligar el precio del dinero a la situación de desempleo del país. No lo sabemos, aunque si fuera así, deberían revisar seriamente su mercado de ideas.

En cualquier caso, Carney, que fue elegido el 1 de julio pasado, tiene por delante ocho años con opción a otros ocho. Sin duda, para él la crisis ya ha pasado, si es que le llegó en algún momento, porque antes de aterrizar en Inglaterra fue Gobernador del Banco de Canadá.

Pero miren por dónde, el que menos cobra de los cuatro es, precisamente, el más importante. Hablamos de Ben Bernanke (en la imagen junto a Mario Draghi). El presidente de la FED cobra 140.000 euros brutos al año. Su mandato -sin límite de renovación- termina el 31 de enero de 2014, fecha en la que lo más probable es que sea sustituido por Janet Yellen, que ya estuvo en la FED en San Francisco durante 2008. El otro candidato para sustituir a Bernanke es Donald L. Kohn, aunque sus opciones son mínimas.

Sea quien sea el sucesor al frente de la FED, sabe que cobrará menos de la mitad que su homólogo europeo. Mario Draghi, presidente del BCE, tiene un sueldo bruto anual de 375.000 euros. El ex gobernador del Banco de Italia ocupa el cargo desde el 1 de noviembre de 2011. Cargo que expira ocho años después, el 31 de octubre de 2019. No se puede renovar.

El cuarto nombre -el tercero en importancia- es el de Haruhiko Kuroda, presidente del Banco de Japón y expresidente del Banco Asiático de Desarrollo. Desde el pasado 30 de marzo, cuando fue elegido por la cámara alta a propuesta del primer ministro, cobra 234.000 euros brutos al año. Y lo hará hasta el final de su mandato, esto es, hasta el 19 de marzo de 2018. Ese día tendrá que decir adiós aunque no quiera.

Pablo Ferrer

[email protected]