• Secretarios de Estado y asesores deben estarse calladitos.
  • El Gabinete de Presidencia -Jorge Moragas- y la Oficina Económica -Álvaro Nadal- deben coordinar el trabajo de los ministerios pero no hablar con la prensa.
  • Por debajo de ministro, sólo se aceptan intervenciones en foros técnicos o los 'brifings' posteriores a las explicaciones de los ministros tras los consejos de los viernes.
  • El partido es una excepción. Dolores de Cospedal seguirá hablando de todo y con todos, pero se ruega a sus segundos que hablen lo menos posible.

Lo decía el fallecido banquero Luis Valls: si no quieres que tu gente haga algo adviértele que se sabrá todo lo que diga. Por eso el Banco Popular recibía el premio de Trasparencia de los periodistas económicos un año sí y otro también.

Pero Mariano Rajoy piensa que no. Por ello, ha dado orden a sus ministros, y sobre todo a los asesores monclovitas y ministeriales, que hablen cuanto menos mejor. En plata: nada de hablar con periodistas.

Por ejemplo, dos asesores de vital importancia como son Jorge Moragas -Gabinete de Presidencia- y Álvaro Nadal -director de la Oficina Económica- serán los responsables de coordinar la información de los ministerios pero alejados del proscenio.

En plata, la nueva política informativa de Mariano Rajoy, que no es otra cosa que pérdida de trasparencia y aumento de la opacidad, consiste en que sólo hablen los ministros y, como mucho, los secretarios de Estado siempre que lo hagan en los famosos 'brifing' ministeriales de la tarde de los viernes... siempre después de que sus superiores, los ministros, hayan marcado la pauta en las ruedas de prensa que dirige la vicepresidenta Soraya. O eso, o participaciones técnicas, pero nada de declaraciones sobre cuestiones candentes. En la jerga periodística, no 'al canutazo'.

El Partido es una excepción, Dolores de Cospedal, secretaria general del PP, aunque se le encomienda que ate en corto a sus segundos, Floriano o González Pons, también Javier Arenas, tan amigos de los micrófonos.

En cualquier caso, nada de charlas 'off the record' con periodistas. Además, la todavía responsable de información del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, no habla con periodistas más que en actos oficiales, sólo con editores.

Eulogio López

[email protected]