• Según la ONU, 842 millones de personas sufren hambre crónica en el mundo, de los cuales 827 están en países en desarrollo.
  • Y proclama que "los alimentos que hay a disposición hoy en el mundo bastarían para quitar el hambre a todos".
  • Cáritas Internationalis lanza la campaña 'Una Sola Familia Humana, Alimentos para Todos'. E Intermón Oxfam, la campaña 'Alimentos con Poder'.
Intermón Oxfam ha denunciado que falta voluntad política para erradicar el hambre en el mundo. Y ha propuesto medidas como controlar la especulación alimentaria, fomentar la pequeña agricultura, regular la explotación de los cultivos de alimentos para la producción de energía, o tomar acciones firmes contra el cambio climático.

Según su informe 'Acabar con el hambre está al alcance de nuestras manos', la ONG destaca que buena parte de la responsabilidad sobre las cifras de subnutrición mundial la tienen la caída de la ayuda a los pequeños agricultores, la dificultad de acceso a los escasos recursos naturales y el mal reparto de estos, los efectos del cambio climático y la subida de los precios de los alimentos, fruto de la especulación alimentaria.

Según la ONG, en los últimos 30 años, los gobiernos de los países en desarrollo han dejado de invertir en el sector agropecuario y en el desarrollo rural debido a dos causas: sus propias políticas de ajuste estructural y la imposibilidad de competir con los sectores agrícolas de los países ricos, ayudados por sus gobiernos.

La especulación de alimentos provoca subidas y bajadas de los precios de los alimentos que tiene sus consecuencias. Oxfam Intermón detalla que el pico sufrido en 2008 aumentó un 8% el número personas desnutridas en África. Sin embargo, "hasta ahora, no ha habido ningún cambio para frenar la especulación alimentaria", denuncia.

Según los datos más recientes publicados por Naciones Unidas, 842 millones de personas sufren hambre crónica en el mundo, de los cuales 827 millones en países en desarrollo.

Por todo ello, Oxfam Intermón ha lanzado la campaña 'Alimentos con Poder' para ayudar a que más familias que sufren hambre puedan cultivar alimentos con el poder de cambiar vidas.  

Precisamente, el Papa Francisco ha denunciado desde Roma el "escándalo mundial" que supone que "casi mil millones de personas todavía sufran hambre hoy". Un escándalo ante el que, señala, "no podemos mirar a otra parte, fingiendo que el problema no existe", porque "los alimentos que hay a disposición hoy en el mundo bastarían para quitar el hambre a todos", informa Cáritas.

En un vídeo mensaje emitido a todo el mundo con motivo del lanzamiento de la campaña global impulsada por Cáritas Internationalis 'Una Sola Familia Humana, Alimentos para Todos', el Santo Padre invita "a todas las instituciones del mundo, a toda la Iglesia y a cada unos de nosotros mismos, como una sola familia humana, a dar voz a todas las personas que sufren silenciosamente el hambre, para que esta voz se convierta en un rugido capaz de sacudir al mundo".

El objetivo prioritario de esta iniciativa global auspiciada por el Papa Francisco y realizada por la Confederación Caritas Internationalis es terminar con el hambre para el 2025.

Ante el drama del hambre, el Papa Francisco, tras explicar que "la parábola de la multiplicación de los panes y los peces nos enseña precisamente eso: que cuando hay voluntad, lo que tenemos no se termina, incluso sobra y no se pierde", nos exhorta a "compartir lo que tenemos, con caridad cristina, con todos aquellos que se ven obligados a hacer frente a numerosos obstáculos para poder satisfacer una necesidad tan primaria y, a la vez, seamos promotores de una auténtica cooperación con los pobres, para que a través de los frutos del trabajo de ellos y de nuestro trabajo podamos vivir una vida digna".

Con su apoyo a esta campaña, el Papa lanza también una "invitación a todos nosotros, para que seamos conscientes de la elección de nuestros alimentos, que con frecuencia significa desperdiciar la comida y usar mal los recursos a nuestra disposición. Es también una exhortación para que dejemos de pensar que nuestras acciones cotidianas no tienen repercusiones en la vida de quienes --cerca o lejos de nosotros-- sufren el hambre en su propia piel".

En España, Cáritas Española y Manos Unidas van a desarrollar de manera conjunta esta campaña, como explicaron en la presentación los obispos responsables de ambas instituciones, monseñor Alfonso Milián y monseñor Juan José Omella, respectivamente.

La campaña 'Una Sola Familia Humana, Alimentos para Todos' se basa en el principio de que cualquier cambio real debe originarse primero y sobre todo en nosotros mismos y en nuestra capacidad de ver el rostro de Jesús en quienes padecen hambre. Cuando empezamos a buscar profundamente, en nosotros mismos, nuestro sentir sobre los temas vinculados al hambre, tanto en casa como fuera, nos damos cuenta que solo trabajando como una sola familia humana, con espíritu de compasión y unidad, podremos finalmente poner fin a una grave injusticia: que habiendo alimentos suficientes en el mundo, la gente todavía pase hambre.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]