• Quiere controlar toda la red de antenas al igual que ya controla la red de televisión.
  • El negocio de telecomunicaciones supone el 8% del Ebitda del grupo.
  • Y creciendo: en los primeros nueve meses de 2013, los ingresos del negocio de torres de telefonía móvil compensaron, en parte, la caída del negocio terrestre.
  • Abertis quiere convertirse -ya lo es en gran medida- en el proveedor de servicios de telecomunicaciones.
  • Su aspiración, además, trasciende nuestras fronteras y mira hacia el resto del continente europeo.

Hablamos de la red de antenas de telefonía móvil. La compañía que dirige Francisco Reynés (en la imagen) quiere replicar el negocio de las antenas de TDT en la telefonía móvil. El modelo beneficia a todos y no deja de ser un 'sale and lease back'. Actualmente, la empresa de infraestructuras está en conversaciones con las operadoras para acelerar el proceso.

Como ocurre con la TDT, el plan de Abertis consiste en reubicar y agrupar todas las antenas de telefonía móvil y alquilar su uso a las operadoras. Éstas, por su parte, se podrán olvidar de estas infraestructuras para centrarse en su actividad principal o, si lo prefieren, en su 'core business', que viene a ser lo mismo pero suena más profesional.

Sea como fuere, en los primeros nueve meses de 2013, el negocio de telecomunicaciones supuso el 8% del Ebitda del grupo -el 92% restante provino de las autopistas- y, dentro de ese 8%, los ingresos del negocio que nos ocupa -las torres de telefonía móvil- compensaron en parte la caída del 0,5% de la división de telecomunicaciones, causada por el negocio terrestre.

Pablo Ferrer

[email protected]