• El espejismo de los grandes bancos españoles en 2013: el margen de intereses cae mientras el beneficio se dispara.
  • Sólo un banco, Caixabank, consiguió incrementar el resultado por su negocio típico.
  • Todo se salva mediante el ROF; la llamada bicicleta financiera. Pero para eso basta con una plantilla de 100 personas.
  • Y la mora por encima del 13%, cuando durante los peores años de la historia reciente sólo alcanzó el 9%.
  • Está claro que la banca española necesita cambiar de modelo.
  • Y el Banco de España, calladito.

En la actualidad hablamos de seis grandes bancos españoles: Santander, BBVA, Caixabank, Popular, Sabadell y Bankia. Pues bien, durante 2013, sólo uno, Caixabank, logró mejorar su margen de intereses, es decir, su negocio típico. Todos los demás redujeron su ganancias y en la mayoría de los casos también las comisiones, el otro negocio recurrente.

En concreto:

BANKIA. Margen intereses: -19,8%; comisiones: -2,9%

SANTANDER. Margen intereses: -13,3%; comisiones: -4,9%

BBVA. Margen intereses: -3,4%; comisiones: 1,8%

CAIXABANK. Margen intereses: 2,1%; comisiones: 3,5%

SABADELL. Margen intereses: -2,9%; comisiones: 20,8%

POPULAR. Margen intereses: -10%; comisiones: -3%

Sin embargo, qué maravilla, algunos duplicaron su beneficio y en el conjunto el beneficio creció por encima del 70%.

¿Cómo se consigue este espejismo Sencillo: con el Resultado de Operaciones Financieras (ROF) y con menos dotaciones (es cierto, sí que 2012 fue el año de las grandes provisiones por mor de los decretos Luis de Guindos). Simplificando: pedir dinero al Banco Central Europeo y utilizarlo para comprar deuda pública. Ahora bien, para hacer eso no hace falta una plantilla de 25.000 personas, basta con un centenar, poniéndolo alto. Si el sistema ROF se perpetúa tendríamos que hablar de un cambio de modelo.

Las sucursales y las abultadas plantillas sirven para la banca doméstica, tanto de activo como de pasivo. Es el modelo español y ha dado resultado. Pero no es por esa vía por la que han salido adelante las cuentas en 2013.

Y luego está la morosidad. En los peores años de la crisis 1978-85, a lo que luego habría que añadir la caída de Banesto (1993) el Banco de España se llevaba las manos a la cabeza porque la morosidad alcanzaba el 9%. Ahora estamos por encima del 13% pero los grandes bancos presentan beneficios que casi duplican los del 2012. Cierto, insisto, ese fue el ejercicio de las dotaciones, pero cuesta comprender que presenten estos beneficios con un negocio bancario que, sencillamente, ha dejado de ser negocio.

Y llamativo resulta también el silencio del Banco de España, que si estuviera más pendiente de la solvencia bancaria que de quedar como buen supervisor ante Europa, hubiese obligado a reducir beneficio, no con una norma general, sino caso por caso.

En  cualquier caso, estamos ante unos resultados que son un espejismo: la banca española no va bien: va fatal. El negocio bancario ha dejado de ser negocio y aquí parece que no nos hemos enterado.

Eulogio López

[email protected]