Sesión de control al Gobierno, en el Congreso, durante la mañana del miércoles. El ministro de Energía, José Manuel Soria (en la imagen), asegura a la oposición que lo de la energía verde está muy bien, pero que las subvenciones públicas a las renovables eran insostenibles.

Y tiene razón: desde 2004 a 2012 el Estado habrá primado a estas energías nada menos que con 38.000 millones de euros y el monto total comprometido para medio siglo se calcula que podía alcanzar los 300.000 millones de euros, el 30% del PIB.

Ahora bien, es cierto que Soria ha reducido el grifo, pero no reduciendo subvenciones sino aumentando impuestos. Cuando llegó al poder podía haber suprimido compromisos preasignados, especialmente en termosolar, pero no lo hizo. Digamos que el PP, no sólo el PSOE de Zapatero, también es culpable del derroche de las renovables.

Hispanidad

redaccion@hispanidad.com