• Esto refleja el "efecto arrastre" derivado del gran retroceso de actividad, que se produjo a finales del 2012, y el descenso del 2,8% de la demanda nacional.
  • Los datos del PIB del cuarto trimestre ofrecidos por el Banco de España confirman lo que ya adelantó Guindos.
  • El crecimiento de octubre a diciembre se produce gracias a una cierta mejora de la inversión y al mantenimiento del consumo, que por vez primera detiene su caída.
  • Y lo más importante: el Banco de España no ve del todo claro que España cumpla en el 2013 con el objetivo de déficit del 6,5% del PIB por el alto déficit de las AAPP en septiembre (4,4%). A Montoro no le va a gustar.
  • La inflación muy reducida en la eurozona invita a vigilar para evitar riesgos de deflación, aunque la probabilidad de que esto suceda es menor que en el 2009.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, afirmó el otro día que ya "hemos abandonado las trincheras de la crisis" y es cierto que, poco a poco, hay indicadores que demuestran que estamos dejando atrás la recesión económica, pero aún queda mucho camino por andar para que España vuelva a ser un país competitivo económicamente.

Y es que nuestra economía aún no tiene el alta médica, el Producto Interior Bruto (PIB) cayó un 1,2% durante el 2013, según los datos del último Boletín Económico que ha publicado este jueves el Banco de España. Aunque es una cierta mejora respecto al 2012, cuando el PIB cayó un 1,6%.

Una caída anual que refleja el "efecto arrastre" derivado del gran retroceso de actividad, que se produjo a finales del 2012 y además es consecuencia del descenso de la demanda nacional en un 2,8% . Un descenso anual, eso sí, que es inferior en una décima al que tenía previsto el Ejecutivo (1,3%) durante el 2013.

Caída que se ha producido a pesar del crecimiento del 0,3% que ha tenido el PIB en el cuarto trimestre del año pasado. Los datos de la institución, que dirige Luis María Linde, confirman el aumento del crecimiento de la economía española que adelantó el ministro de Economía y Competitividad, Luis De Guindos, en una comparecencia en el Congreso de los Diputados. El Instituto Nacional de Estadística (INE) ofrecerá sus cifras la próxima semana.

La mejora en la economía de octubre a diciembre se produce gracias a un aumento del 1,1% de la formación bruta de capital, al incremento del 0,4% del consumo privado (aunque en tasa anual cayó un 2,4%) y al mantenimiento del 0,3% de demanda interna. Un aumento trimestral algo notable en comparación con el tercer trimestre, cuando el PIB creció solo un 0,1%.

Sin embargo, el Banco de España publica un dato que preocupa y es que la institución  no ve del todo claro que España vaya a cumplir con el objetivo de déficit del 6,5% del PIB en el 2013, pues en el mes de septiembre el déficit de las administraciones públicas (AAPP) se situó en el 4,4%. La institución considera que se necesita "una mejora de las cuentas públicas considerable en el cuarto trimestre del año, superior a la observada en el mismo trimestre de 2012". Esto al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, no le va a hacer ninguna gracia pues no hace nada más que repetir una y otra vez que sí se va a cumplir el objetivo de déficit. Veremos que sucede, pero el Banco de España ya le ha dado el primer aviso.

España no es lo único que analiza la institución que gobierna Linde, sino que también observa el panorama europeo. Según el Banco de España, en la eurozona las perspectivas económicas son de débil crecimiento y de una inflación muy reducida, por lo que es importante vigilar para evitar riesgos de deflación y así ayudar a los países que necesitan recuperar su competitividad, como España. Aunque matiza que la probabilidad de deflación es menor que la registrada en 2009.

Cristina Martín

[email protected]