• "Que a día de hoy la única medida directa sea la ayuda por hijo de 24,25€/mes siempre y cuando los límites de ingresos no superen los 11.490€/año, constata el grado de abandono a la familia", explica Eduardo Hertfelder.
  • Esta cuantía, que lleva congelada desde el año 2000 y a la que sólo puede acceder una de cada diez familias, "es claramente insuficiente si, además, tenemos en cuenta que la media europea es de 125€/mes".
  • Las administraciones españolas "no pueden seguir ignorando y abandonando a la familia y más en época de crisis económica, que es cuando más necesitada está de esa ayuda", añade.
En Hispanidad les contamos ayer que el número de nacimientos ha descendido por cuarto año consecutivo en España -si el descenso fue del 3% de 2010 a 2011, la caída de 2011 a 2012 ha sido del 3,9%, lo que se traduce en que, desde que comenzó la crisis económica en 2008, la natalidad ha experimentado un retroceso del 12,8%-; que el número medio de hijos por mujer baja a 1,32; y que ha descendido drásticamente el número de mujeres en edad fértil por culpa de la crisis de natalidad iniciada en los ochenta, todos ellos datos del INE.

Este miércoles, el Instituto de Política Familiar (IPF) ha hecho hincapié en esos datos al destacar que hacen cada vez más profunda la herida de la crisis demográfica que sufre el país, que significa "pérdida de prosperidad, de crecimiento económico y, sobre todo, de futuro", según ha señalado Eduardo Hertfelder (en la imagen),  presidente del Instituto de Política Familiar (IPF).

"La natalidad está en una situación tan dramática", continúa Hertfelder, que "para recuperar el nivel de reemplazo generacional (2,1) se necesitarían tener prácticamente 300.000 nacimientos más anuales que los actuales, y debiendo alcanzar, por tanto, los 752.000 nacimientos al año".

"Hemos perdido convergencia con nuestros socios comunitarios", prosigue Hertfelder, "quedando en evidencia, además, que existe una relación directa entre ayudas a la familia y un mejor índice de fecundidad. Así, en aquellos países donde se desarrolla una política integral de apoyo a la familia se consigue, entre otras cosas, incrementar la natalidad".

En efecto, países que han apostado decididamente por la familia como Irlanda, Francia, Reino Unido y Suecia, son los que pueden presumir de tener los índices de fecundidad más altos del Viejo Continente. Sin embargo, en España, el casi nulo apoyo a la familia por parte de las administraciones estatales y autonómicas está originando que año tras año su índice de fecundidad siga cayendo en picado y se aleje cada vez más del nivel de reemplazo generacional, y agudizando el problema del invierno demográfico que sufre el país, condenándolo por consiguiente a seguir repitiendo el alarmante descenso de población que constataron las cifras del Padrón Continuo a finales del pasado mes de abril.

"La familia española ha sido la gran abandonada por las administraciones", señala Hertfelder. "Que a día de hoy la única medida directa sea la ayuda por hijo de 24,25€/mes siempre y cuando los límites de ingresos no superen los 11.490€/año, constata el grado de abandono a la familia".

Esta cuantía, que lleva congelada desde el año 2000 y a la que sólo puede acceder una de cada diez familias, "es claramente insuficiente si, además, tenemos en cuenta que la media europea es de 125€/mes". Las administraciones españolas "no pueden seguir ignorando y abandonando a la familia y más en época de crisis económica, que es cuando más necesitada está de esa ayuda", concluye el  presidente del IPF, que recuerda que dichas ayudas nunca suponen un gasto para el país, sino una "inversión para su prosperidad y su futuro".

Andrés Velázquez
[email protected]