• Es el último año que la inflación interanual de noviembre sirve de indicador de referencia para revalorizar las pensiones.
  • En 2014 ya no será así: entrará en vigor el nuevo Índice de Revalorización de Pensiones.
  • El cual establece un suelo del 0,25% y un techo máximo de subida del IPC más el 0,25%.

Los pensionistas tienen una razón para estar algo más contentos, ya que van a recuperar poder adquisitivo, gracias a la última subida que ha registrado el Índice de Precios de Consumo (IPC) en el mes de noviembre, según ha publicado el Instituto Nacional de Estadística (INE) este viernes.

El IPC subió un 0,2% en noviembre respecto al mes de octubre, de tal forma que aumentó su tasa interanual tres décimas. Esto repercute en las pensiones, ya que este año la inflación interanual de noviembre sigue siendo el indicador de referencia para revalorizarlas. Algo que ya no sucederá en 2014, cuando entre en vigor su reforma, con el nuevo Índice de Revalorización de Pensiones.

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez (en la imagen), explicó el pasado mes de septiembre, que según este nuevo índice se establece un suelo del 0,25%, que evitará la bajada o la congelación de estas prestaciones, y un techo máximo de subida, que será del IPC más el 0,25%. Además se tendrá en cuenta tanto la inflación como los ingresos y los gastos del sistema anualmente, así como los déficit o superávit que se den en el propio sistema de la Seguridad Social. Báñez  reiteró que este modelo buscaba que haya pensiones dignas hoy y mañana, algo que se agradece si tenemos en cuenta que cada vez hay más personas mayores de 65 años y menos nacimientos.

Con esta última revalorización de su pensión vinculada al IPC, los pensionistas van a ganar poder adquisitivo, así los que cobran más de 1.000 euros ganarán ocho décimas de poder adquisitivo, mientras que los que reciben pensiones inferiores a 1.000 euros conseguirán 1,8 puntos de compra.

Hay que recordar que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero congeló la subida de estas prestaciones para poder mantener el sistema. Por su parte, el que preside Mariano Rajoy no pudo actualizar las pensiones el año pasado con la referencia de la inflación interanual de noviembre, sino que las revalorizó en función de su cuantía. Por ello, a partir de enero de 2013 a los pensionistas que cobraban menos de 1.000 euros se les subió la pensión un 2%, mientras que a los que recibían más de esta cuantía solo se les incrementó la pensión un 1%. Esta subida del 2% benefició a 6,6 millones de pensionistas, que representan un 70% del total.

De cara al año que viene, como ya hemos comentado, la subida general de las pensiones será del 0,25%. Aunque en el caso de que el sistema arroje superávit, la subida será de la inflación más el 0,25%. Una subida que puede hacer sonreír a los pensionistas, pero no hacerles saltar de alegría, pues su pensión solo aumentará unos pocos euros cada mes, dependiendo del importe de la misma. Veámoslo con un ejemplo, si la pensión media es de 986,16 euros, esta subida del 0,25 % solo supondría 2,47 euros más al mes.  

Cristina Martín

[email protected]om