• Es decir, perseverar en el error que nos ha llevado a la crisis.
  • Justo cuando se levantan voces de que la economía mundial necesita un nuevo patrón oro.
  • Y todo esto da más poder a los países más ricos que son los que pueden emitir moneda globalmente aceptada frente a los pobres cuyos productos se devalúan.
  • El mundo lleva 40 años desde que se acabó el patrón oro, 'salvando' la economía a costa de un océano de liquidez que ha degenerado en crisis permanente.
  • El FMI prevé que España crezca un 0,2% en 2014, más de lo esperado inicialmente, aunque por debajo del 0,7% que anuncia el Gobierno.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), con Christine Lagarde (en la imagen) a la cabeza, está empeñado en profundizar en el error para salir de la crisis, esto es, en apostar por emitir más dinero en lugar de bajar los impuestos. Precisamente, la crisis que padecemos es de liquidez… excesiva. ¿Cómo pretenden salir de ella con más liquidez Es como intentar apagar el fuego con gasolina.

El caso es que la Asamblea anual de FMI y del Banco Mundial (BM) que ha comenzado este martes, lo ha hecho anunciando que teme que la Reserva Federal de Estados Unidos deje de emitir moneda porque eso afectaría negativamente a la economía global. Y lo dice ahora, justo cuando se levantan voces a favor de un nuevo patrón oro.

Para entendernos, la ausencia del patrón oro junto con los estímulos económicos -emitir más moneda- favorecen a los países más ricos, que son los que pueden emitir moneda globalmente aceptada frente a los países pobres que, además, ven cómo sus productos de devalúan.

Y luego está la segunda parte del proceso. Los países que emiten moneda, al hacerlo, se endeudan. Y, ¿qué hacen para pagar esa deuda Subir los impuestos. En definitiva, los ciudadanos se empobrecen y pierden libertad.

¿Cuál es la solución por la que debería apostar el FMI Frenar esos estímulos económicos y, al mismo tiempo, recomendar a los gobiernos que bajen los impuestos. Si para eso tienen que adelgazar los Estados, es decir, reducir las prestaciones, que se reduzcan, aunque eso no dé votos.

En otro orden de cosas, el FMI ha elevado la previsión de crecimiento de nuestra economía hasta el 0,2% en 2014, esto es, dos décimas más de lo previsto inicialmente, aunque muy lejos del 0,7% que el Gobierno ha anunciado que creceremos el próximo año.

Pablo Ferrer

[email protected]