• El Ejecutivo Rajoy ha perdido la batalla frente a Willie Walsh, Ceo de IAG.
  • Abrirán la T4 a otras aerolíneas extranjeras.
  • Se supone que no a Ryanair ni a Easyjet, que están abandonando Madrid por la subida de tasas.
  • La opción de Garanair no se ve posible.

La batalla por Iberia está perdida. Para ser exactos, la batalla para conservar la españolidad de la que fuera aerolínea de bandera y una de las más prestigiosas del mundo. Al menos, así es como lo ve el Gobierno, que se ha rendido definitivamente ante el Ceo del grupo, Willie Walsh (en la imagen).

Una vez admitida y asumida la derrota, el siguiente paso es salvar la T4 del aeropuerto de Madrid-Barajas. No en vano, el Estado se gastó más de 7.000 millones de euros en esta infraestructura que hoy, tras la caída de actividad de Iberia, está claramente infrautilizada.

Por eso, el ministro de Industria, José Manuel Soria, ha anunciado que el Gobierno abrirá la terminal a otras compañías, sobre todo asiáticas y de extremo oriente, según publica este jueves el diario ABC.

Se da la circunstancia, además, de que algunas como Air China, Qatar Airways, Singapore Airlines o Emirates ya operan en otros aeropuertos de AENA. Se trataría ahora de dar el visto bueno para que utilizaran la T4 como centro de operaciones, es decir, para sus conexiones con vuelos a América y a Europa.

Lo que está claro es que la decisión del Ejecutivo no afectaría a Ryanair ni a Easyjet. Ambas aerolíneas redujeron su actividad en Barajas y acusaron a AENA de subir las tasas hasta límites insostenibles para su negocio.

Pero, ¿qué ocurre con la opción de Garanair Ya saben, Garanair es la sociedad controlada por Bankia y El Corte Inglés que mantiene el 51% de los derechos políticos de Iberia hasta el 1 de enero de 2015, a pesar de que ya han vendido su participación en IAG.

Lo cierto es que el Gobierno ha animado a ambas compañías para que impugnen los acuerdos de IAG en un laudo internacional. El problema es que ni El Corte Inglés ni Bankia están por la labor de meterse en ese follón. Además, Bankia se defiende: si el Gobierno quería preservar Iberia que hubiese hecho con la participación de la entidad en IAG lo mismo que hizo con la que tenía la entidad financiera en Indra, esto es, comprarla.

Miriam Prat

[email protected]