• Los tribunales bloquean la reforma Báñez.
  • El Supremo anuló el ERE de una empresa madrileña por considerar que no tuvo voluntad negociadora con los trabajadores.
  • En Valencia, el TSJ anuló el ERE de la empresa pública Vaersa porque, según el tribunal, la compañía obtuvo beneficios y siguió contratando.
  • El caso contrario: la AN ha dado el visto bueno al ERE de Paradores. Eso sí, los sindicatos habían ratificado el expediente previamente.
  • En cualquier caso, seguirá vigente el principio de causalidad, es decir, la judicialización del despido.

Entre las nuevas medidas que tomará el Gobierno Rajoy en las próximas semanas habrá una relacionada con el mercado de trabajo. Desde Europa ven con estupor el dato de desempleo que arrastra nuestra economía, e instan al Ejecutivo a profundizar en la reforma laboral.

Además de la presión exterior, los tribunales españoles están bloqueando en parte la reforma Báñez. Dos ejemplos: la empresa Talleres López Gallego realizó un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectaba a 28 trabajadores. Pues bien, el pasado 22 de abril el Tribunal Supremo anuló el expediente por considerar que la empresa no tuvo intención de negociar con los trabadores durante el proceso, y que no ofreció nada diferente durante las negociaciones.

Antes que el TS, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ya había sentenciado en contra del ERE de la compañía. Conclusión: la empresa ha tenido que readmitir a los trabajadores. Ahora, y tras declararse en concurso de acreedores en diciembre, la compañía se plantea cerrar definitivamente.

Otro ejemplo: Vaersa, empresa pública valenciana que planteó un ERE que afectaba a 47 empleados. El Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana estimó que hubo "mala fe", y que la empresa obtuvo beneficios y siguió contratando. Resultado: Vaersa tiene que readmitir a los 47 trabajadores. El presidente valenciano, Alberto Fabra, ya ha anunciado que recurrirá la sentencia, pero visto lo visto, parece difícil que el Supremo vaya a cambiar lo dicho por el TSJ.

El caso contrario lo hemos conocido este martes. La Audiencia Nacional (AN) ha dado el visto bueno al ERE de Paradores de Turismo que afectó a 350 empleados. Hay que decir que el expediente ya fue ratificado por la mayoría de los sindicatos. Sea como fuere, es la primera sentencia de la AN -con la nueva regulación- que confirma un ERE en el sector público.

En cualquier caso, y tras la segunda reforma laboral que prepara la ministra Fátima Báñez (en la imagen), seguirá vigente el principio de causalidad, es decir, condicionar el despido a unas determinadas causas que los jueces tendrán que decidir si son o no justas. En otras palabras: continuará la judicialización del despido, aunque se suavicen las causas y se recorten un poco más las indemnizaciones.

Pablo Ferrer

[email protected]