Ocurrió en el Congreso a las 10 horas y 12 minutos del miércoles 18 de septiembre. El ministro de Economía, Luis de Guindos (en la imagen), responde a una pregunta parlamentaria del grupo socialista sobre investigación. Informa el señor ministro que le va a proporcionar una "buena noticia" acerca del apoyo del Gobierno Rajoy a la investigación científica. Y la noticia es que por primera vez se ha conseguido, fuera de laboratorio, la utilización de células madre embrionarias como motivos terapéuticos.

El señor ministro no mantuvo el malvado interrogante de células madre, sin segundo apellido, para mantener el equívoco entre la utilización de células totipotentes no embrionarias, es decir, las que no tienen ningún reparo moral y encima han conseguido éxitos terapéuticos, y las células madre embrionarias, que suponen la destrucción de embriones humanos y que, encima, sólo han provocado tumoraciones... y que han sido abandonadas en todo el mundo, no por razones éticas, desgraciadamente, sino por resultar absolutamente ineficaces y encima dañinas para la salud.

Al parecer, la matanza de embriones humanos constituye el gran éxito del que se enorgullece el Partido Popular. En verdad, el Gobierno Rajoy da asco.

Y es lógico. Guindos es ministro de Investigación y nombró secretaria de Estado del ramo nada menos que a Carmen Vela, la ideóloga de Bibiana Aído en su ley homicida del 'derecho al aborto' y una obsesa del aborto, la congelación de embriones y el infanticidio en general. Insisto: el Ejecutivo Rajoy da asco. Fue el PP quien inició, con Ana Pastor, la matanza de embriones humanos sobrantes de la fecundación in vitro, el PSOE de Elena Salgado lo elevó hasta la náusea, y ahora el PP de Rajoy se enorgullece de ello... en sede parlamentaria y lo presenta como una 'buena noticia'. ¡Váyase usted al guano, don Mariano!

Al mismo tiempo, no me gusta la oposición de algunos grupos católicos a la iniciativa popular (del pueblo, no del PP) paneuropea "Uno de nosotros", que pretende paralizar la experimentación, estilo Mengele, con embriones humanos. Dicen los críticos que lo está manipulando el PP, por la presencia del ex ministro Mayor Oreja, compañero de formación de Luis de Guindos y Mariano Rajoy. No, si Mayor Oreja se ha arrepentido de su política abortera durante el periodo Aznar, bienvenido sea al movimiento provida. Aquí hay que sumar, bajo el viejo adagio de "hágase el milagro y hágalo el diablo". Y todo esto nada tiene que ver con el principio ya expresado en otras ocasiones: un católico coherente no puede votar al PP. Y después de la barbaridad de Luis de Guindos, menos.

Eulogio López

eu[email protected]