• El Consejo de Ministros ha aprobado que su cuantía se quede en los 645,30 euros brutos al mes.
  • Es la segunda vez que el Ejecutivo de Mariano Rajoy lo congela: ya lo hizo en 2012.
  • Continúa incumpliendo la Carta Social Europea, según la cual el salario mínimo debe ser el 60% del salario medio, que en España es de 1.615 euros brutos al mes.
  • Para estar acorde con las recomendaciones europeas tendría que ascender hasta los 969 euros.
  • El hecho de que el salario mínimo sea tan bajo fomenta la economía sumergida. 
  • Dentro de los costes laborales están los impuestos y las cuotas sociales, las cuales financian las pensiones y los subsidios de desempleo.
  • Fátima Báñez admitió a Hispanidad que no se pueden quitar las cuotas sociales por el gran déficit de la Seguridad Social.

El Consejo de Ministros de este viernes ha aprobado el Real Decreto por el que congela el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), tal y como apuntamos este jueves en Hispanidad. Es la segunda vez que el Ejecutivo, presidido por Mariano Rajoy, congela el SMI, pues ya lo hizo en el año 2012.

Esto contrasta con las declaraciones del propio Rajoy en la rueda de prensa posterior al  último Consejo de Ministros de este año, donde ha señalado que "2014 será el año del inicio de la recuperación económica", ya que dicha mejora económica no va a repercutir en el salario mínimo.

El Gobierno del Partido Popular (PP) parece no tener demasiado aprecio por el SMI, pues lo ha congelado dos veces y solo lo ha subido en 2013. Claro que tampoco se notó demasiado el incremento, pues fue solo del 0,6%, lo que supuso que el salario mínimo aumentara solo 3,90 euros.

Este hecho es vergonzoso, pues en España el salario mínimo hace honor a su propio nombre y es eso, mínimo. Su cuantía no es demasiado alta, ya que es de solo 645,30 euros brutos al mes, si se efectúa en 14 pagas o de 752,85 euros en 12 pagas. El Gobierno parece olvidar que un salario mínimo fomenta la economía sumergida, sí la misma con la que supuestamente quieren luchar activamente, ya que quieren evitar el fraude fiscal.

Con esta congelación del SMI, como ya hemos señalado en Hispanidad, se continúa incumpliendo la Carta Social Europea, que establece que el salario mínimo debe ser el 60% del salario medio, que en España es de 1.615 euros brutos al mes. Para seguir las recomendaciones europeas el SMI en España debería alcanzar los 969 euros, una cifra que queda bastante lejos de la que tenemos actualmente.

Además también se aleja de los salarios mínimos de otros países europeos, como Francia (1.425,67€), Gran Bretaña (1.244,42€) o Alemania (1.360€). Pero también nuestro salario medio está por debajo del de nuestros vecinos del continente, por ejemplo en Francia es de 2.130€ y en Italia de 1.898€, y lejos de la media europea (1.936 euros al mes).

El Gobierno ha decidido congelar el salario mínimo, sin embargo mantiene los altos costes laborales que tiene España. Dentro de estos se encuentran los impuestos laborales y las cuotas sociales. Estas últimas son de vital importancia, ya que son las encargadas de financiar las pensiones y los subsidios de desempleo. La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez (en la imagen), comentó a este medio que el Gobierno no se puede permitirquitar o reducir las cuotas sociales, y lo explicó así: "Con un déficit de la Seguridad Social de 14.000 millones de euros este año más otros 11.000 previstos para 2014…".

Ddeberían empezar a pensar seriamente en cómo reducir estos altos costes laborales, pues en otros países son menores o directamente no existen, por ejemplo en Dinamarca las pensiones se pagan con cargo al IVA. Además no puede olvidar que cada vez habrá menos población activa por el envejecimiento de la población.

A esto se añade el hecho de que el salario mínimo es bajo, algo superior al doble del punto en el que Cáritas sitúa la pobreza severa, pordebajo de los 307 euros mes, que ya alcanza a tres millones de personas.

Cristina Martín

[email protected]