Por su interés reproducimos el artículo de Alex Rosal (en la imagen) en Religión en Libertad sobre la Iglesia en Cataluña.

Sí, la política ha entrado en la Iglesia catalana y eso no es bueno. Como no lo es la otra cara de la moneda: para algunos catalanes, España -la odiada España que 'nos roba'- es sinónimo de catolicismo. Ergo, rechacemos a España y, de paso, a Cristo. Y esto aún me preocupa más que aquello.

En cualquier caso, la identificación de la actual España con el catolicismo me recuerda el viejo chiste de la llamada de teléfono:

-Buenos días, ¿es el Banco de España

-¡Ojalá, hijo, ojalá!

En cualquier caso, mis felicitaciones para Alex Rosal.

Eulogio López

[email protected]