Sr. Director

Señor Blanco:

Me parece encomiable su deseo de emular a Curro Jiménez y a José María el Tempranillo, de sustraer el dinero a los ricos para ayudar a los pobres.

Pero sería más efectivo, y avalaría la rectitud de sus intenciones, si, además de las medidas tributarias, propusiera también la reducción del sueldo de todos los altos cargos del gobierno y de los parlamentarios; si los ministros renunciaran a continuar cobrando el sueldo durante el tiempo que sea al cesar en el cargo; si se acabara con todos los cementerios de elefantes, - como asesorías consejos de administración etc. - en los que se acogen con sustanciosos sueldos a tantos políticos apeados de las listas o que ya no ocupan puestos oficiales; y si en definitiva consiguiera acabar con todos los gastos suntuarios de su gobierno.

En época de crisis todos debemos apretarnos el cinturón. A millones de personas son las circunstancias las que se lo aprietan; a los ricos ya se los apretará el gobierno; pero ¿al gobierno y a los políticos quien se los aprieta?

Juan Ángel Flores Sandoval

[email protected]