Sr. Director:
La política de Zapatero, además de situar a España a la cola de la Unión Europea en desempleo y no permitir ni un atisbo de despegue de la crisis económica de la que otros países ya empiezan a salir, también le ha dado cancha a los nacionalismos, especialmente al catalán y al gallego (Touriño-Quintana) que sin su complicidad no tendrían el poder de chantajear al Estado que ahora tienen.

Ciertamente, el PP tampoco ejerce una oposición digna de tal nombre. Ahora, por increíble que parezca, "El País" se suma a las críticas al presidente del Gobierno. Los que predecíamos que la gestión de Zapatero nos llevaría al abismo no éramos unos reaccionarios ni estábamos locos de atar.

Simplemente hay quienes las vemos venir y quienes prefieren enterrar la cabeza en la arena como el avestruz.

Juan Julio Alfaya

[email protected]