• En plata, la gran empresa española empieza a recuperarse, pero la pequeña va de mal en peor.
  • Y encima el Gobierno admite que en Plan Nacional de Reformas presentado en Bruselas los ajustes restarán 2,6 puntos al PIB y 1,9 puntos al empleo.
  • En términos del PIB la reducción de marzo representa un superávit equivalente al 0,65%.
  • La política de ajustes del Gobierno está dando resultados en términos de control del déficit: la moderación de marzo lo sitúa en el 1,63% del PIB, aunque la recaudación por IRPF ha sido un 4,4% inferior a la de hace un año.
  • Cabe preguntarse si, dada la contracción del consumo, merecía la pena la subida impositiva del IVA que ha generado tan sólo 1.940 millones de euros más.
  • La recaudación total por impuestos indirectos se eleva a 18.974 millones de euros, lo que supone un descenso del 2,6%.
  • Los ingresos por el Impuesto de Sociedades hasta marzo alcanzan un importe negativo de 2.158 millones de euros.
  • La recaudación total por impuestos especiales alcanza lo 4.329 millones de euros, lo que supone un descenso del 2,2%.
  • Precisamente son los impuestos especiales los que ha anunciado el Gobierno que va a subir, sin precisar cuáles.

El Estado ha registrado en el conjunto de los tres primeros meses del año un déficit en términos de contabilidad nacional de 17.092 millones de euros.

La política de recortes está consiguiendo los objetivos en este ámbito, aunque con serias repercusiones. De hecho, el Gobierno admite en el texto del Plan Nacional de Reformas 2013-2016, remitido este martes a Bruselas, que las medidas de consolidación fiscal restarán 2,58 puntos porcentuales del PIB y 1,9 puntos de empleo en 2013. Así mismo, la subida del IVA reducirá en casi un punto el PIB entre 2013 y 2014.

El déficit del Estado se ha reducido en marzo un 16% interanual hasta situarse en el 1,63% del PIB, según datos de la ejecución presupuestaria del mes de marzo, facilitados por el Ministerio de Economía y Hacienda. 

En términos de caja, metodología que considera los ingresos y los pagos cuando efectivamente se han realizado, el déficit se ha situado en 18.841 millones de euros, el 1,79% del PIB, frente al 1,22% en el mismo mes de 2012.

El total de los ingresos no financieros hasta marzo antes de descontar la participación de las administraciones territoriales en el IRPF, IVA e Impuestos Especiales, ha sufrido una reducción del 9% en términos interanuales con una cifra de 41.999 millones de euros.

Por otra parte, los ingresos impositivos totales, con 36.242 millones de euros registran un descenso del 8,3%, como consecuencia y reflejo del importante aumento de las devoluciones. Sin embargo, según informa el Ministerio de Hacienda y Administraciones públicas, si se corrige el distinto ritmo de realización de las devoluciones en ambos años, los ingresos impositivos homogéneos aumentan en el primer trimestre un 1,1%.

Los ingresos totales por impuestos directos se elevan a 17.268 millones de euros y registran una disminución del 13,8%.

En cuanto a la recaudación por IRPF, hasta marzo los 18.782 millones de euros, el 4,4% menos que hace un año. En términos homogéneos el descenso sería del 2,6%.

Los ingresos por el Impuesto de Sociedades hasta marzo, afirma el Ministerio de Hacienda, son escasamente significativos y alcanzan un importe negativo de 2.158 millones de euros. Una forma como otra cualquiera para justificar su subida.

La recaudación total por impuestos indirectos se eleva a 18.974 millones de euros, los que supone un descenso del 2,6% frente a 2012.

La recaudación por IVA asciende a 13.945 millones de euros, lo que supone un descenso del 2,6%, que en términos homogéneos representa un incremento del 7,8%.

El IVA bruto crece un 5,7%, impulsado por el aumento de las grandes empresas en un 13,4%, mientras que los ingresos de pymes caen un 51,4%. En otras palabras, que las grandes empresas españolas empiezan a recuperarse, pero las pymes, las que crean empleo, no levantan cabeza. ¿Cabe preguntarse si merecía la pena una subida impositiva que ha generado tan sólo 1.940 millones de euros, de los cuales 15 millones corresponden al aumento del tipo de IVA de la vivienda Un aumento que, indudablemente, dada la situación económica, desincentiva la compra.

Los ingresos acumulados en marzo por Impuestos Especiales alcanzaron los 4.329 millones de euros, lo que supone un descenso del 2,2%. Los ingresos por Labores del Tabaco caen un 8,2% y el Impuesto Especial sobre Hidrocarburos aumenta un 3,6%, el Impuesto Especial sobre la Electricidad crece el 3,5%.

Precisamente son los impuestos especiales los que, entre otros,  ha anunciado el Gobierno que va a subir dentro del Plan Nacional de reformas. Aunque Cristóbal Montoro (en la imagen) no ha precisado aún cuáles. No hay mención alguna a los ingresos derivados de los impuestos sobre el alcohol. Montoro manifestó el pasado viernes que la subida no afectaría a la hostelería.

Sara Olivo
[email protected]